El manhattan es un combinado sofisticado y elegante, virtudes que muy bien se podrían asociar con Nueva York. Y es que toda gran ciudad tiene un cóctel que lo representa: el negroni es a Roma lo que el daiquiri a La Habana o la capirinha a Río de Janeiro. ¿Y Madrid? Seguro que has probado el manhattan, con lo lejos que pilla, pero no has saboreado Lavapiés, que está al lado de tu casa y más de moda que nunca.

El ingrediente principal

Actividades culturales, cocinas del mundo, chulapos y chulapas... todo eso lleva el cóctel Lavapiés, aunque hay un ingrediente base, que es Artépolis. Más que un espacio multifuncional, es un lugar donde todo el mundo está invitado a expresarse: exposiciones, talleres, teatro, conciertos y, desde luego, su particular rincón de los fines de semana para los que hacen de la noche un arte. La gente interesante que pulula por ahí es su mejor baza.

Otro ingrediente, de sabor intenso, es La Mancha, una taberna decorada a la más vieja usanza y que los fines de semana se llena de gente joven, estudiantes de teatro en su mayoría. Puedes tomarte un vinito acompañado de unos quesos o probar algo más diferente, como las ensaladas de salmón ahumado con huevos de esturión.

La nota exótica del cóctel la pone una tetería como Habibi, donde disfrutarás de toda la magia de oriente, fumándote una pipa de agua mientras te bailan una sensual danza del vientre. El combinado ya está listo. Sólo falta agitar, servir a temperatura nocturna y disfrutarlo en buena compañía.

Artépolis 

* Calle del Olivar, 13. Abierto a partir de las 18 horas. Todas las noches, a partir de la 23 horas, organiza diversos eventos, desde proyecciones de cine a conciertos. La mayor parte son gratuitos.

La Mancha 

* Calle Miguel Servet, 13. Tapas, canapés, vinos y cañas desde 2 euros.

Habibi 

* Calle Ave María, 41.  Sirven cocina libanesa. Las danzas del vientre son los viernes y sábados a las 23 horas.