El portavoz de Trabajo e Inmigración de CiU, Carles Campuzano, ha explicado que ha trasladado al PSOE el mensaje de que su grupo parlamentario "no está obligado a apoyarle" si no "mejora" sus ofertas para pactar la reforma laboral para lograr un texto que "lance un mensaje de confianza" a desempleados y empresas.

En declaraciones a los periodistas tras reunirse con su homólogo socialista, Jesús Membrado, Campuzano ha señalado que CiU mantiene su intención para incluir en el texto legal enmiendas que supongan avanzar en la flexibilidad interna de las empresas, la lucha contra el absentismo "injustificado", la revisión del contrato a tiempo parcial y dar un mandato al Gobierno para que reforme la negociación colectiva "si no hay acuerdo en la reunión entre patronal y sindicatos".

"De momento nada", ha explicado Campuzano, quien, no obstante, ha constatado una "mejor voluntad" por parte del PSOE, que se ha comprometido a ofrecer nuevas enmiendas mañana. No obstante, hasta que CiU no conozca su contenido, su posición es la de no dar apoyo al Gobierno en la votación del dictamen.

"Con las transacciones que ofreció ayer no podíamos votar el dictamen y ahora vamos a ver qué nuevas propuestas pone el PSOE encima de la mesa", ha incidido Campuzano, quien ha señalado que CiU "decidirá sobre el paquete global" y ha asegurado que, si éste le satisface "estaría dispuesto a sumir el riesgo político de apoyar al Gobierno".