Las tres Universidades gallegas y la Xunta decidirán en la segunda quincena de septiembre las "cifras" y los criterios que se primarán en el reparto de fondos de cara al nuevo Plan de financiación 2011-2015 del Sistema Universitario de Galicia, que entrará en vigor en enero del próximo año.

El Consello Galego de Universidades (CGU) ha aprobado por unanimidad las líneas básicas para la elaboración del nuevo plan, resultado de un trabajo iniciado en marzo por la Comisión de financiación del CGU y con las que se pretende obtener "una mejor eficacia a través de una mayor eficiencia".

En declaraciones a los medios tras finalizar el encuentro, el primero con los nuevos responsables de las universidades de Santiago y Vigo, el rector de la USC, Juan Casares Long, aclaró que "la parte importante" a debatir del Plan se discutirá "los próximos meses", que es "definir las cantidades, los porcentajes de cada uno de los distintos apartados" que contempla el documento.

Por ello, aclara que "quedan muchas cosas por hablar" y "cinco meses por delante" para trabajar sobre las líneas generales del documento base, en el que "no se incluye ninguna cantidad" ni cifra. Casares Long señaló, además, que se manejan criterios en materia estructural, sobre mejora de la calidad y relacionados con los resultados de la actividad universitaria. "¿Cuanto van a pesar? es lo que estamos pendientes", dijo.

Por su parte, el rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, ha explicado que la consellería "todavía no tuvo comunicación específica de determinadas aportaciones para hacer su propio presupuesto", que la Consellería de Facenda concretará "a finales de este mes".

Posteriormente, apunta Mato, la Comisión de financiación se reunirá de nuevo en septiembre para debatir una batería de criterios que serán aplicados para el reparto de aportación correspondientes a la financiación por objetivos. "Es importante saber que se destina a cada uno de los apartados", dijo.

"Nosotros vigilaremos que la metodología que se aplique sea un premio a la eficiencia y certero en los resultados", señaló el rector vigués, quien abogó por asegurar que las cuantías "estén vinculadas a los resultados de las universidades, a cómo cumplen los deberes". "Cuando veamos las cifras veremos si estamos hablando de un plan de financiación o no", ha señalado.

Por su parte, el titular de Educación, Jesús Vázquez, aplaudió el clima "cordial" del encuentro y señaló que su departamento continuará trabajando durante el mes de agosto de cara a la reunión del próximo mes de septiembre

"no podemos estar en la media del recorte"

Por otro lado, el rector vigués ha considerado que la limitación del déficit autonómico al 1,3 por ciento y la devolución de los anticipos recibidos en base al sistema de financiación autonómica "repercutirá en todas las consellerías", aunque ha confiado en que la Xunta realice "una apuesta" por la educación superior y la investigación.

"Si se recorta presupuesto se debe recortar en aquello que es ineficiente", advirtió, tras recordar que el Estado "tiene una deuda histórica con Galicia".

A pesar de ello y aunque, "evidentemente, habrá un recorte en el presupuesto en general", Salustiano Mato señaló que la inversión que realice la Xunta en materia universitaria "expresará —o no— una voluntad política real", aunque opinó que Educación "o no recortará, o se incrementará, o se recortará menos" que el resto de departamentos. "No podemos estar en la media del recorte", aclaró.

Bases del documento

Según señala la Consellería de Educación, las líneas básicas dadas a conocer reflejan "la necesidad de marcar unas pautas" para la financiación universitaria, entre las que destacan la estabilidad económica, la suficiencia, la eficiencia y la equidad institucional. Además, entre los objetivos, incidió en la intención de alcanzar la media financiera del Sistema Universitario Español.

En la sección estructural del documento, contempla que el punto de partida será la cantidad necesaria para alcanzar el principio de suficiencia estática que "proporcionará estabilidad a las instituciones universitarias".

En el caso de la financiación por resultados, se contemplarán aquellos medidas a través de la docencia, investigación y transparencia tecnológica, mientras que en lo relativo de memoria de la ciudad se determinarán las aportaciones de acuerdos o convenios de las consellerías y la Administración con las universidades.

De este mismo modo, se determinarán las áreas de acción que miden los progresos de las universidades, que se medirá por el grado de satisfacción de las necesidades sociales, la docencia, la investigación, la proyección internacional, la responsabilidad social, la gestión y la consolidación de los campus periféricos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.