Belén Esteban
Belén Esteban, en una imagen de archivo. ARCHIVO

"Ya no me callo". Así de tajante se mostró Belén Esteban ante las cámaras de Telecinco tras la famosa grabación de la bronca que tuvo con su marido en plena calle. "Han dicho que tengo hermanas secretas, han dicho que soy una drogadicta, que mi marido me pone los cuernos, que mi madre no paga la casa" esgrimió Belén Esteban en Sálvame, mostrando su descontento con los medios y zanjó: "Voy a por todos".

Han dicho que tengo hermanas secretas, han dicho que soy una drogadicta, que mi marido me pone los cuernos, que mi madre no paga la casaSegún la copresentadora de Salvame, ya ha interpuesto 16 denuncias contra "todos", incluida su ex jefa en la productora Cuarzo, Ana Rosa Quintana. "Está todo el mundo denunciado: programas, productoras, 'bocachanclas', gente que cuenta cosas de mi vida que no me han sucedido..." amenazó la de San Blas que espera verse la cara con todos ellos en los tribunales.

Belén Esteban comienza así una batalla legal contra todos aquellos que se han inmiscuido en su vida privada, y asegura que tiene pruebas para hacerles frente. Cuando hizo referencia a que Ana Rosa Quintana también estaba denunciada, suavizó el tono pero no rebajó su indignación: "Lo hago con todo el dolor de mi corazón, yo he estado nueve años en Quarzo, propiedad de Ana Rosa Quintana, y ella sabe que esto me hace mucho daño".

"Los demás estáis muertos"

Belén Esteban pidió cámara para continuar con sus amenazas, el final se lo reservó al periodista del corazón Aurelio Manzano: "No voy a tener más problemas con mi marido por tu culpa, porque él ya se llevó la 'chapa' que se tenía que llevar. Le he dicho 'está jugando contigo', y el entra dentro. Pero, por la cuenta que le tiene, ya se acaba la historia, porque como me entere que habla contigo es tan sencillo como 'hasta aquí he llegado'".

Mi nariz es mía y la tengo como me sale del mismísimo potorroEsteban también se acordó de viejos conocidos, como "la poco cocida" : "Mi nariz es mía y la tengo como me sale del mismísimo potorro. Y otra cosa, hay algunas que nacen tan sumamente feas que ningún cirujano las quiere operar". Asímismo aclaró a quién iba dirigido el beso que mandó hace unos días a sus antiguos compañeros: "Pepa Jiménez, el beso no iba para ti ni para ninguna de las personas que estaban sentadas en ese programa. Iban para Chelo García Cortés, Gema López, María Patiño, Antonio Montero, Gustavo y el presentador. Los demás estáis muertos".