Con ello, el escultor Félix Yáñez pretende que los visitantes "recuerden sus años de niñez y para que los más jóvenes aprendan cómo se vivía en aquellos años".

Artlanza nació hace cuatro años "por casualidad", cuando Félix Yáñez empezó a construir "un rinconcito para merendar con la familia en verano".

Esta primera fase, de lo que posteriormente se convertiría en el Territorio Artlanza, contaba únicamente con un "pórtico castellano típico de las construcciones realizadas en el Valle de Arlanza y un césped".

A raíz de esto, el escultor prosiguió con la construcción de soportales, viviendas, plazas y un corral de comedia.

"Fue como un virus, como una enfermedad crónica. Me gustó de tal manera que ya no he parado de construir. Lo voy haciendo sobre la marcha, sin ningún proyecto, sin ningún programa, simplemente voy creando espacios, inventándome rincones con materiales que recupero de casa antiguas, de escombreras o de cosas que me dan la gente", afirma Félix Yáñez.

El Territorio se convierte en un espacio turístico, cultural y educativo, donde tanto los visitantes de mayor edad, "recuerdan sus años de juventud, las costumbres", como los más jóvenes "aprendan de forma visual y didáctica los oficios, la planificación urbanística de aquellos años".

Todo ello se complementa con un corral de comedias donde se interpretan algunas actuaciones musicales y teatrales.

"Los chavales se lo pasan bien. Lo que más les llama la atención es el museo etnográfico. Les encantan los elementos que se utilizaban en los oficios, y sobre todo cuando les explicas para qué sirve cada uno de ellos mediante una historia diferente", añade.

Yáñez asegura que tiene "en mente" proseguir con la construcción del poblado.

La próxima fase será edificar otra plaza donde se podrá practicar deportes populares, como la tula o la rana.

Consulta aquí más noticias de Burgos.