El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha considerado un "insulto" la afirmación "alegre e inverosímil" del presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, de que el AVE llegará a la capital cántabra en 2016, tan sólo un año después que a Reinosa.

El regidor 'popular' se ha expresado así en Puente San Miguel (Reocín), con motivo de su asistencia a la celebración del Día de las Instituciones. En declaraciones a los periodistas, ha manifestado que el acuerdo alcanzado ayer entre el Gobierno regional y el Ministerio de Fomento en relación a la alta velocidad y al resto de infraestructuras de la región refleja la "total sumisión" de Revilla al PSOE de España y de Cantabria.

El acuerdo refleja, ha añadido, un hecho "único y cierto": que "toda la inversión pública" en la Comunidad "queda paralizada". "Es un acuerdo enormemente lesivo para los intereses de Cantabria", ha apostillado.

Y es que, en su opinión, "lo único que buscaba ayer Revilla" era "salvar una difícil situación de crisis política", en alusión a las amenazas del presidente cántabro de romper el pacto de Gobierno PRC-PSOE si no se retomaban las obras del AVE.

Respecto a la situación concreta de Santander, el alcalde de esta ciudad ha explicado a los medios que lo que le han trasladado sobre el acuerdo es "la cuarta versión" en "los últimos tres meses", versiones que, según ha dicho, son "contradictorias".

Ha explicado así que ahora les han dicho que los tramos de la alta velocidad a la capital se van a "separar" para licitarse el próximo año. En su opinión, si "antes era complicado" tener el AVE en 2015 en Reinosa, "ahora", con los "retrasos", "lo será aún más".

El mayor castigo de españa

De la Serna también ha comentado que en los últimos días ha mantenido conversaciones con alcaldes de otras comunidades autónomas y ha llegado a la "conclusión" de que Santander "va a recibir el mayor castigo de España" por los recortes del Ministerio de Fomento.

"Creo que no se ha defendido la ciudad de Santander", se ha lamentado su regidor, quien ha recordado que "no existe ningún papel" que contemple "plazos" para la llegada del AVE a la capital.

También ha advertido de nuevo de que los recortes van a afectar a otras obras en la ciudad, entre las que ha destacado el Distribuidor de la Marga o la Ronda de la Bahía.

A ello se añade que la paralización o suspensión de infraestructuras va a "perjudicar mucho" a las empresas constructoras, que habían puesto sus "esperanzas" en estas obras.

"El problema de paralizar las obras está en el ámbito político", ha sentenciado De la Serna, quien no se ha pronunciado, de momento, sobre la fórmula de financiación público-privada propuesta para el AVE y algunas infraestructuras, como los dos últimos tramos de la Autovía del Cantábrico.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.