Una delegación procedente de China, formada por 7 importadores y prescriptores de vino, visita La Rioja desde este jueves, y hasta el próximo día 4 de septiembre, con la intención de establecer contactos y promover negocios con bodegas riojanas, además de visitar instituciones y entidades relacionadas con el sector.

La misión inversa, que se enmarca dentro del Plan Global Rioja, que desarrollan la Cámara de Comercio, la Agencia de Desarrollo Económico del Gobierno de La Rioja y el ICEX, está organizada por la entidad cameral riojana y su oficina en Pekín.

El presidente de la Cámara de Comercio, José María Ruiz-Alejos, y el director gerente de la ADER, Javier Ureña, han presentado esta mañana la iniciativa. En concreto, la delegación china está compuesta por representantes de siete importantes empresas importadoras, "que ya han mostrado su intención previa de adquirir vino procedente de La Rioja".

Además, en el grupo viajan representantes de un centro formativo especializado en el sector del vino, una revista especializada en vino y una asociación de vinos importados en China. La misión inversa, según Ruiz-Alejos, "ha suscitado gran interés entre las bodegas riojanas y 18 de ellas abrirán sus puertas para mantener encuentros con este grupo de empresarios chinos".

Uno de los principales objetivos marcados a la hora de organizar esta misión inversa ha sido "tratar de incrementar las exportaciones de vino de La Rioja en un gran mercado como el del gigante asiático, que además está aumentado en gran medida la importación de estos caldos en los últimos años".

En este sentido, ha destacado el presidente de la entidad cameral que "en los últimos cuatro años, las importaciones de vino han subido un 60 por ciento, y no en vano, el consumo de vino de primera calidad, precisamente en el que La Rioja debe competir, ha tenido un crecimiento del 157% entre 2005 y 2010 en ese país".

Sin embargo, ha señalado que "hay datos preocupantes" que sitúan a La Rioja "en una posición de partida no demasiado buena, ya que si bien en 2009 aumentaron las exportaciones de vino a China un 25%, el volumen todavía es muy escaso, apenas superando ligeramente los 900.000 euros".

"Ahora mismo, las bodegas riojanas están penetrando en el mercado chino, pero existen muchas regiones españolas y otros países productores de vino que llevan una considerable ventaja", ha recalcado.

De hecho, de los más de 450 millones de euros importados por China en 2009, el 43% fueron vinos franceses, el 21% australianos y el 12% chilenos "y hay que descender hasta la sexta posición para encontrar a los vinos españoles, que apenas llegan al 4% del total de vinos adquiridos por el país asiático".

A ello sumó que "además, España está perdiendo posiciones y peso en los últimos años, ya que en 2007 las importaciones de vinos españoles representaban el 6,7% del total".

Partiendo de esta negativa posición nacional, al descender al análisis regional, "La Rioja tampoco está bien situada, ya que de los 18,3 millones de euros de vino vendidos por España a China en 2009, tan solo 909.000 euros corresponden a empresas de La Rioja".

Estas cifras colocan a la comunidad riojana en la séptima posición del ranking regional, superada por Andalucía (con 4 millones de euros), Cataluña (3,3 millones), Castilla La Mancha (2,9 millones), Comunidad Valenciana (1,9 millones), Castilla y León (1 millón) y Aragón (947.000 euros).

Ruiz-Alejos defendió la necesidad de "plantear bien el problema para hallar una solución, las empresas riojanas deben aprovechar las oportunidades que ofrece un mercado con un potencial enorme y una demanda creciente".

En este sentido, "si el consumo mundial de vinos cayó un 3,6% en 2009, China no sólo ha crecido sino que espera convertirse en el octavo país con mayor consumo de vino en el mundo a finales de 2011, pese a que este producto sea aún minoritario y casi considerado como producto de lujo y prestigio, adquirido fundamentalmente por clases medias y altas".

Por su parte, Javier Ureña ha detallado que van a ser 18 bodegas las participantes en esta iniciativa, tomando como base "que la internacionalización es uno de los ejes fundamentales, un elemento esencial para conseguir librar los vaivenes de la comercialización exterior".

En esta línea, ha abundado en la necesidad de "contar con más diversidad geográfica, ya que ahora tenemos el comercio exterior muy centrado en Europa". "China es el ejemplo de cómo crecer en tiempos de crisis, con una inversión en I+D que, en un año, supone el 50 por ciento de la de todos los países de la UE", ha añadido.

Para Ureña, "la percepción de los consumidores chinos está cambiando, el vino es un producto de prestigio, y, en este marco, es donde La Rioja debe estar acorde con su calidad, puesto que, en este momento, su presencia es muy inferior a lo que le corresponde".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.