Camarero
El sector servicios fue el que registró el menor crecimiento de los costes no salariales. EFE

El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador en 2009 ascendió a 30.402,32 euros, un 3,5% más que en el año precedente, según la Encuesta Anual de Coste Laboral elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además de estas partidas, 587,10 euros anuales se destinaron a beneficios sociales Si se tienen en cuenta las subvenciones y deducciones públicas, el coste bruto por trabajador alcanzó los 30.670,05 euros en 2009, con un incremento anual del 3,6% respecto al ejercicio 2008.

El 72,8% del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios, por un importe de 22.329,3 euros por trabajador, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social supusieron el 22,1% del total, hasta 6.785,25 euros.

Además de estas partidas, 587,10 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social, etc.), 389,91 euros a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, ropa de trabajo, transporte, etc.), 482,49 euros a indemnizaciones por despido y 95,97 euros a formación profesional.

Por sectores, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en 2009, con 33.897,73 euros, si bien experimentó el menor incremento interanual, con un avance del 3,1%. Los costes no salariales de la industria se elevaron un 6% el año pasado, en tanto que los salariales aumentaron un 2%.

El sector de la construcción experimentó el mayor crecimiento del coste neto, con un 5,5% El sector de la construcción experimentó el mayor crecimiento del coste neto, con un 5,5%, hasta 30.514,1 euros por trabajador, con especial incidencia del coste no salarial, que repuntó un 6,1%, mientras que el salarial subió un 5,2%. Las indemnizaciones por fin de contrato y los pagos compensatorios elevaron los otros costes.

En el caso del sector servicios, el incremento del coste neto por trabajador fue del 3,5%, hasta situarse en 29.612,2 euros por trabajador. Este sector fue el que registró el año pasado el menor crecimiento de los costes no salariales, con un avance del 4,5%, y el segundo mayor aumento del coste salarial, tras el de la industria, con un incremento del 3,2%.