Miriam, discapacitada agredida
Miriam, con la denuncia sellada en el juzgado. JORGE PARÍS

"No te hagas la coja", increpaban a Miriam los agentes de la Policía Municipal de Madrid mientras ésta intentaba levantarse del suelo al que acababan de arrojarla. "Me rompieron la prótesis y no podía incorporarme", explica esta joven discapacitada de 22 años a la que hace 3 tuvieron que amputar su pierna derecha.

No te hagas la cojaLa agresión, como consta en los partes de lesiones y en la denuncia que presentó en el Juzgado de Guardia, ocurrió el pasado 24 de junio en el 12 de Octubre cuando Miriam acudía a la consulta de su oncólogo. "Para mí es una cita sagrada y no pude llegar".

La llamada de su madre obligó a la joven a orillarse en la glorieta y dejar el coche mal aparcado. "Salí para poder hablar y puse los papeles que demostraban que soy discapacitada y que había perdido la tarjeta, que estaba esperando el duplicado", explica.

Fue entonces cuando llegaron los municipales y la amenazaron, según su versión. "Esto no te sirve, te lo voy a romper, vete de aquí. Además..., ¿quién es la discapacitada", le repetían. Tras este altercado, Miriam se marchó. Lo peor estaba por llegar. "Mientras buscaba aparcamiento caí detrás del patrulla. Fue entonces cuando se bajaron, me sacaron del coche a la fuerza, me agredieron y me tiraron al suelo", explica todavía indignada: "Me amenazaban con detenerme sin más". Afortunadamente, un testigo (que declarará en el juicio) avisó a la madre de la joven, que no tardó en llegar.

Me sacaron del coche a la fuerza y me agredieron

También lo hicieron otros dos coches patrulla. Seis agentes para controlar a una joven con un 40% de discapacidad y a la que ninguno de ellos facilitó su identificación, arrancándose el velcro donde llevan su número de placa. "Los dos primeros se fueron, pero sus compañeros continuaron", relata la joven. Los partes de lesiones confirmaron "rotura fibrilar del gemelo izquierdo, contractura muscular cervical, lumbalgia traumática y policontusiones".

Pero la versión del Ayuntamiento de Madrid es otra. La joven "rompió el limpiaparabrisas de un vehículo oficial y pegó a un agente, que tiene un parte de lesiones del Samur". Eso es, según el Consistorio, lo que ocurrió y consta en el acta policial. Pero curiosamente, aunque Miriam atentó contra la autoridad y una propiedad pública, "no la detuvieron".

Desde el Consistorio aseguran que Miriam mantuvo una "actitud agresiva" hacia el coche patrulla y los agentes en todo momento. "Los insultó e increpó, y los siguió con el coche", mantienen fuentes municipales.

En bragas a las urgencias

"Me quité la pierna y me tuve que ir en bragas a las urgencias. Dejé el coche en la puerta de las ambulancias", cuenta Miriam, que asegura que su madre llamó al Samur, pero que al explicar que la habían "pegado los municipales", no enviaron la ayuda. Desde el 112 aclaran que en la llamada no se pidió un Samur, sino que se quería denunciar la agresión,"para lo que hay que ir a la comisaría".

Consulta aquí más noticias de Madrid.