Los madrileños sufren hasta 15 grados de diferencia entre instalaciones

  • En el probador de una tienda de ropa 20 minutos midió 21,5 ºC.
  • También midió 17 ºC a bordo de un bus de la EMT y 32 ºC en el intercambiador de Avenida de América.
  • Lo óptimo sería no bajar de los 26 ºC.
  • Consulta la previsión del tiempo para Madrid.
Calor en el intercambiador de Avenida de América, en Madrid
Calor en el intercambiador de Avenida de América, en Madrid
JORGE PARÍS

Padecen temperaturas que rondan los 40 ºC, pero no salen de casa sin una chaqueta con la que paliar el frío del verano y un abanico para aliviar los rigores del calor estival. Son los sufridos madrileños que, como comprobó 20 minutos, soportan en un mismo día cambios de temperatura de 15 grados en instalaciones (comercios, aparcamientos, oficinas... etc.) y de hasta 22 con respecto a la calle. Sobre todo en días como este lunes, en alerta amarilla por calor.

El transporte público se lleva, con diferencia, la peor parte. "Esto es mortal, insoportable", dice Ana Isabel, una estudiante de 22 años de Torrejón que a diario utiliza el intercambiador de Avenida de América. Ni siquiera los vaporizadores que se instalaron en el verano de 2005 han logrado paliar la "asfixia" que soportan dentro los viajeros, donde la temperatura a pie de dársena no baja de los 32 ºC. Habrá que esperar unos meses para comprobar si las obras de mejora que esta semana ha iniciado la Consejería de Transportes dan fruto. El objetivo es separar físicamente con mamparas los vestíbulos de espera de los viajeros de las isletas de los autobuses.

Donde no parece haber remedio de momento es en la estación de Méndez Álvaro. "En ese baño hace un bochorno insoportable", se queja M.ª Luisa, una pasajera de 66 años que teme "que me dé una lipotimia mientras espero el autocar de Benidorm", cuenta minutos antes de las ocho de la mañana.

Resfriados de verano

La situación tampoco mejora en el suburbano, donde la temperatura oscila hasta cinco grados en función de andenes y líneas. Si en el andén de la L4 dirección Bilbao el termómetro marca 31,4 ºC, la L1 dará un respiro a los usuarios y en el transbordo para llegar a Sol bajará a los 26,3 ºC.

Pero nada más poner un pie en la superficie, la cosa cambia: hasta 39 grados han llegado a marcar estos días los termómetros de las marquesinas de autobuses de la Puerta del Sol.

E intentar aliviar el repentino sofoco entrando en algún espacio refrigerado tampoco parece la solución. Los médicos tienen comprobado que el 50% de los resfriados que se producen en estas fechas se deben al mal uso del aire acondicionado, según Neumomadrid. Normal, porque mientras en el exterior hay casi 40 grados, en los probadores de una tienda de ropa juvenil de la Gran Vía se registran 21,5 ºC.

Muy parecida es la temperatura en un centro comercial cercano y en algunos cines de la misma calle. Y todavía menos, 17 ºC, marca el termómetro interior del autobús n.º 9 de la EMT, que cubre la línea Sevilla-Hortaleza. Eso sí, la compañía aclara que tanto en los nuevos modelos como en los más antiguos se procura cumplir con lo que establece la Ley de Economía Sostenible referido a la climatización de espacios públicos: no superar los 21 grados en invierno ni bajar de los 26 en verano. Aunque en el caso de los autobuses no es fácil mantener la climatización, ya que ésta varía con el sistema de cierre y apertura de puertas.

Otras 24 horas de calor extremo

La región permanecerá también este martes en alerta amarilla por las altas temperaturas, según la Agencia Estatal de Meteorología, que prevé que en el área metropolitana, en el sur y en la comarca de las Vegas se alcancen de nuevo los 38 grados. La recomendaciones del 112 para evitar un golpe de calor consisten en beber mucha agua, evitar las comidas copiosas, no hacer esfuerzos físicos y mantener las persianas bajadas. Tampoco ayudan los altos niveles de ozono que se registran estos días en zonas como Algete.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento