Juan Pablo II puede ser dado de alta antes de Semana Santa, para que la pase ya en el Vaticano, manifestó hoy el portavoz de la Santa Sede. Navarro no dio una fecha fija, ya que eso corresponde a los médicos, según dijo, pero mostró su "certeza" de que el Papa pasará la Pascua en el Vaticano.

Navarro Valls ha añadido que el estado de salud del Papa Juan Pablo II mejora satisfactoriamente y los médicos le han prescrito un uso limitado de la voz para que pueda recuperar cuanto antes la función laríngea.


Segunda bendición desde la ventana


El Papa reapareció el domingo por segunda vez en la ventana del hospital Gemelli en Roma para bendecir a los centenares de fieles congregados en los alrededores. Juan Pablo II impartió varias veces la bendición pero no pronunció ninguna palabra.

En su lugar, como ocurrió el pasado fin de semana, uno de sus ayudantes ha presidido la ceremonia del Angelus en el Vaticano. En la Plaza de San Pedro, el arzobispo Leonardo Sandri rezó y leyó un texto en su nombre.

La convalecencia del Pontífice

El Papa se está recuperando de la traqueotomía que se le practicó la semana pasada y el pasado domingo fue la primera vez en los 26 años de su Papado que no presidió el Angelus ni pronunció su bendición.

El Vaticano no ha aclarado cuándo recibirá el alta del Papa, lo cual plantea la posibilidad de que por primera vez en su papado no oficie los servicios de Semana Santa a finales de mes.

El Papa, de 84 años, ya fue trasladado el pasado 1 de febrero al hospital Gemelli de Roma con problemas respiratorios originados por la gripe.

Allí permaneció durante nueve días, hasta su salida del centro el día 10. Juan Pablo II también padece Parkinson y artritis. Durante su ingreso en el hospital el Papa se perdió por primera vez en 26 años las ceremonias del Miércoles de Ceniza que dan comienzo a la Cuaresma.