<p>Akineh Mohammadi Ashtiani</p>Irán ha anunciado que ha suspendido la lapidación hasta la muerte de Akineh Mohammadi Ashtiani, la mujer de 43 años y madre de dos hijos condenada por adulterio.

Según informa diversos medios como The Times o la BBC, basándose en un comunicado del Gobierno iraní, el régimen ha retirado la sentencia que implicaba enterrar a Akineh hasta el pecho y golpeada hasta la muerte con piedras que no sean tan grandes como para matarla de forma instantánea ni tan pequeñas que no le causen daño.

"Relaciones ilícitas"

Akinehi fue acusada de mantener "relaciones ilícitas" con dos hombres supuestamente antes de la muerte de su marido.

Desde que en 2006 un tribunal local la hallara culpable, ha permanecido en prisión. Además, por su presunto adulterio ya fue castigada con cien latigazos.


Condenamos en los términos más enérgicos el uso de la práctica de la lapidación La sentencia había provocado la condena internacional. Por ejemplo, el Gobierno de EE UU instó este jueves a Irán a no ejecutar a la mujer en una práctica que calificó de "bárbara" y equivalente a la tortura. "Condenamos en los términos más enérgicos el uso de la práctica de la lapidación, dondequiera que ocurra, como forma de dar legalmente muerte a alguien mediante la tortura", dijo Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Otros gobiernos y grupos de derechos humanos de todo el mundo han reclamado también clemencia para Akineh Mohammadi Ashtiani, una petición que parece ha sido escuchada por el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad.