La primera macrorregión ibérica formada por Galicia, Castilla y León, y la Región Norte de Portugal se pondrá en marcha en la primera quincena de septiembre con una firma en la que participarán los presidentes de las tres partes que la conforman —Juan Vicente Herrera, Alberto Núñez Feijóo y Carlos Lage— en un acto que está previsto que tenga lugar en la comunidad castellanoleonesa.

Así lo han confirmado dirigentes de las tres comunidades tras mantener un encuentro este miércoles en la ciudad lusa de Oporto en el que participaron el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, su homólogo y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, y el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional de la Región Norte de Portugal, Carlos Lage.

El pasado mes de enero, Galicia y Castilla y León ya habían avanzado en Valladolid su intención de formar esta macrorregión, que ahora ratifica también Portugal, y que será constituida formalmente tras el verano, cuando firmen el protocolo los tres presidentes y se presente en la capital europea, Bruselas.

Bajo el nombre de 'Regiones del Sudoeste Europeo (Resoe)', el convenio de constitución, que ha sido consensuado por todas las partes, será rubricado, según ha indicado el consejero y portavoz castellanoleonés, "en los primeros quince días de septiembre". De hecho, ha acordado con el Gobierno gallego que el acto tenga lugar en Castilla y León.

El conselleiro de Presidencia destaca la importancia de esta nueva figura de cooperación, que será "una de las primeras" que se ponga en marcha en Europa y la primera del sur del continente, y que supone "un paso más allá" en las relaciones entre las tres regiones fronterizas. El objetivo final, ha añadido, es "mejorar la prestación de servicios y aumentar el bienestar" de este área del nororeste peninsular.

Alfonso Rueda recuerda que tanto las comunidades españolas como el Norte de Portugal "tienen muchas preocupaciones en común" a las que los respectivos gobiernos les puedan dar una respuesta "más acertada" a través de este nuevo espacio de cooperación, enmarcado en la Estrategia 2020 de la Comisión Europea, que busca un crecimiento "inteligente, sostenible e innovador".

Además, ha recordado que el actual periodo de fondos europeos de cohesión remata en 2013 y se mostró convencido de que la macrorregión, que será una realidad este mismo año, se configura como la herramienta "idónea" para lograr financiación europea para proyectos sobre intereses comunes.

Presidencia compartida

Por su parte, el consejero de la Presidencia y portavoz ha resaltado que la elección del modelo macrorregional resulta más "adecuado" para el desarrollo de políticas en los ámbitos de la economía, el conocimiento, el medio ambiente, la cultura o el turismo que constituyen "las grandes áreas" sobre las que "en un primer momento" se asentará el trabajo en común.

De hecho, ha incidido en que ésta es una figura "relativamente nueva" en el conjunto de la Unión Europea del que tan sólo existen "unos pocos precedentes" en países del norte aunque los resultados que han cosechado revelan, según ha añadido el consejero, "que el camino de las macrorregiones tiene muchas posibilidades de futuro".

Por ello, ha insistido en que este paso supone el "germen" de un proceso "de carácter interregional y transaccional" que permite "anticiparse" al nuevo escenario de financiación europea y "definir" a las autoridades comunitarias en qué "espacios de colaboración" pueden trabajar los territorios que forman parte de la macrorregión.

De Santiago-Juárez también ha apuntado que la "mundialización creciente" ofrece nuevas oportunidades de cooperación que pueden "ir más allá" de los marcos tradicionales, cimentados en las comunidades de trabajo, aunque ha querido dejar claro que la macrorregión no tiene "vocación de sustituirlas", dado que dichas comunidades son herramientas para la cooperación transfronteriza y la macrorregión es un instrumento para la cooperación "interregional".

Grupos de trabajo

Uno de los aspectos novedosos es la constitución de grupos de trabajo para cada una de las áreas de actuación que se han planteado o que puedan establecerse en el futuro. Su objetivo es la "realización de proyectos conjuntos, el impulso y la coordinación" de las áreas de colaboración.

Estos grupos estarán coordinados por un comité de seguimiento e integrados por representantes de la sociedad civil: organizaciones empresariales y sindicales; universidades así como todas aquellas asociaciones y colectivos que puedan "contribuir" a la consecución de los objetivos de la macrorregión. Asimismo, con su puesta en marcha, se pretende elaborar proyectos para conseguir fondos en el nuevo marco europeo.

El consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León ha destacado que este "papel activo" de la sociedad civil es "fundamental" ya que la cooperación entre territorios debe contar de modo "casi obligatorio" con la "complicidad" de los ciudadanos. De hecho, De Santiago-Juárez ha apuntado que el "éxito" de iniciativas de este tipo radica "en gran parte" en que las administraciones consigan que la sociedad "se implique y los haga suyos". COLABORACIÓN

Además del ámbito institucional la colaboración entre Castilla y León, Galicia y la Región Norte portuguesa se extiende a otros cinco ámbitos: economía e industria; universidades e investigación; empleo; medio ambiente, así como la cultura y el turismo.

El sector de la automoción, dentro del ámbito económico, ocupa un papel relevante para los tres territorios. La existencia tanto de fabricantes como de industria de componentes y servicios para esta industria conlleva la necesidad de estimular la creación de alianzas estratégicas entre unos y otros, de modo que también se puedan crear 'clústers' empresariales en sectores comunes y que también les vinculen con los centros tecnológicos y las universidades.

Dentro del ámbito laboral el objetivo pasa por impulsar estas políticas para actuar coordinadamente tanto en el aspecto territorial como en el sectorial y aprovechar así aquellas experiencias positivas y proyectos innovadores que puedan dinamizar la creación de empleo y la formación de los trabajadores.

La macrorregión cuenta con un "rico" patrimonio natural que proporciona múltiples posibilidades de cooperación, por ejemplo, en la gestión de los espacios que comparten Castilla y León, Galicia y la Región Norte para conseguir una repercusión favorable tanto en su difusión como en su conservación.

Si los recursos naturales compartidos son importantes, también lo son el patrimonio artístico y cultural. Son de especial interés las muestras del denominado "románico atlántico" que jalonan todo el territorio de la macrorregión.

La macrorregión aglutinará a más de nueve millones de habitantes repartidos entre los tres territorios con una extensión superior a los 145.000 kilómetros cuadrados en la que asientan una veintena de universidades y siete aeropuertos de diferente tamaño, entre otros recursos. La distribución laboral por sectores es muy similar con un predominio de los servicios, seguido por la industria, la construcción y las actividades agrícolas y ganaderas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.