La Diputación de Gipuzkoa iniciará este año las obras de construcción del desdoblamiento de la variante de Hernani, con la que se completará la Autovía del Urumea que supondrá el eje alternativo a la N-I entre Andoain y San Sebastián. El proyecto ampliará de dos a cuatro carriles la variante en un tramo de 2,4 kilómetros, con un presupuesto de 34 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses.

Según ha informado hoy el portavoz foral, Eneko Goia, la ejecución de este desdoblamiento permitirá completar el "complicado puzzle" que supone la Autovía del Urumea, una sucesión de seis variantes urbanas que afectan a los municipios de Andoain, Urnieta, Hernani, Astigarraga y San Sebastián. Esta infraestructura está abierta al tráfico en su tramo central, entre la glorieta de Martutene y la variante de Urnieta.

De este modo, Goia ha explicado que en la actualidad faltan por completar las obras de los dos extremos. En el tramo norte, queda por finalizar la penetración en el centro de la capital guipuzcoana a través del túnel de Zorroaga.

El diputado foral ha señalado que, aunque estaba previsto realizarse a finales de este mes, la huelga de la construcción ha pospuesto la apertura de este túnel a finales de agosto. Este paro también ha retrasado la apertura de la variante de Arrasate, que se producirá el próximo día 26.

En el tramo sur, queda por culminar el empalme de la N-I por medio de la variante de Andoain, que finalizará a comienzos de 2011. La ampliación a cuatro carriles de la variante de Hernani, ya en servicio desde hace años, supondrá "el último paso" para completar el corredor San Sebastián-Andoain.

El desdoblamiento de la variante de Hernani seguirá la traza de la actual variante, lo que obligará a construir los viaductos de Portu, Urumea y Martindegi, remodelar el enlace de Hernani centro y construir un paso superior sobre el trazado del futuro Tren de Alta Velocidad.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.