Los tres grupos parlamentarios representados en la Cámara regional aprobaron este miércoles por unanimidad una proposición no de ley según la cual solicitan al Gobierno central autorización para instalar placas fotovoltaicas en invernaderos y balsas de riego del archipiélago.

En aplicación de esta iniciativa, el Parlamento de Canarias instará al Gobierno de Canarias para que, a su vez, inste al Gobierno de España a que se autorice en las islas la instalación de placas fotovoltaicas sobre estructuras de invernaderos y balsas de riego, siempre que se cumplan condiciones como que los invernaderos y balsas de riego sean parte integrante de una misma unidad de explotación agrícola que pueda acreditar que ha venido desarrollando su actividad agrícola con anterioridad.

Otro de los requisitos es que el campo fotovoltaico a instalar no reduzca la luz solar necesaria para la continuidad de la actividad agrícola, quedando plenamente integrado en las estructuras productivas y que se garantice por el titular de la explotación agrícola la continuidad de la actividad que se desarrolla en dicha unidad de explotación.

La iniciativa fue aprobada por unanimidad y los grupos intervinieron sólo para explicar su voto. El portavoz del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, opinó que con esta medida se avanza hacia la sostenibilidad del medio rural canario, reivindicó la diferencia de Canarias con el resto del Estado y recordó que "somos seis sistemas energéticos aislados".

Por su parte, el presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Manuel Marcos Pérez, dijo que la iniciativa servirá, en definitiva, para potenciar el sector primario y subrayó que "hay que hacer las instalaciones agrícolas y ganaderas cada vez más sostenibles".