El presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, ha subrayado este miércoles, tras declarar en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) por la causa abierta en relación con la variante de Lira, en Salvaterra do Miño, que son los técnicos quienes "certifican las obras". También ha considerado "perfectamente clara" la tramitación de esta obra y ha defendido la labor del conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, que ha calificado de "excepcional".

Louzán ha declarado, en calidad de testigo, en la Sala Segunda del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en la causa abierta tras la querella presentada por el PSdeG contra el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas por la certificación de la conclusión de la obra de la variante de Lira, en Salvaterra do Miño (Pontevedra) cuando aún no estaba acabada.

Tras la declaración este pasado viernes de Hernández en calidad de imputado, al igual que el ingeniero y el director de la obra, este miércoles se sumaron los testimonios en calidad de testigos del presidente de la Diputación de Pontevedra, quien ha declarado durante aproximadamente hora y media; el secretario de la institución provincial y el alcalde de Salvaterra do Miño, Arturo Grandal.

Louzán, que, a su llegada aseguró acudir al alto tribunal gallego con el "máximo respeto" y para aportar "toda la información" que se le demandase, ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, al término de la declaración, que en su comparecencia trató de aportar "más claridad y más transparencia" en relación con la tramitación del expediente relativo a esta vía provincial.

"defensa del interés general"

Tanto antes de prestar declaración como con posterioridad, Louzán ha defendido el procedimiento seguido en relación con esta obra "que lo único que pretendía era la defensa del interés general porque así lo demandaba la corporación de Salvaterra y los vecinos", ha incidido.

Louzán se ha mostrado convencido de que así se "verificará cuando termine este proceso" y ha defendido la actuación de Hernández —entonces director del área de Infraestructuras de la Diputación de Pontevedra—, cuya labor en este organismo calificó de "excepcional".

Además, ha insistido, a preguntas de los periodistas, que "quien certifica, supervisa y ve las obras son los técnicos" y ha añadido que la labor de Hernández "no era otra más que de coordinación y dirección" del área de Infraestructuras.

Además, ha sostenido que tanto él como el conselleiro de Medio Ambiente tuvieron conocimiento "casi al unísono" de los hechos objeto de la denuncia "una vez que el BNG pregunta", ha indicado en relación al requerimiento que en su día realizó la formación nacionalista sobre esta obra.

Louzán, que ha recordado que en la Diputación de Pontevedra "se certifican una media de 50 a 60 obras mensuales", ha incidido también en que este expediente se limitó "al ámbito institucional y no hubo ninguna acusación".

Denuncia política

A preguntas de los periodistas sobre si es habitual certificar obras inacabadas, Louzán ha señalado que "eso habría que preguntárselo a la persona que certifica la obra" y ha recordado "que se exigió a la empresa adjudicataria mediante concurso público un aval garantizando que esa certificación no sería efectiva si no se hacía la totalidad de la obra", concluida hace unos meses.

El presidente de la Diputación de Pontevedra ha calificado también de "denuncia política" la querella del PSdeG, y ha acusado a esta formación de intentar "ganar réditos a través de los juzgados de aquello que no es capaz de ganar en las urnas".

Por su parte, el alcalde de Salvaterra do Miño (Pontevedra), Arturo Grandal, ha insistido, en declaraciones a los medios de comunicación, que se trató "de una obra de la Diputación, que no tiene nada que ver con el ayuntamiento" y ha admitido que "poco" podía aportar a la causa.

"Es como si al alcalde de A Coruña lo llaman por una autopista que se hizo en esta ciudad", ha señalado Grandal, quien se ha mostrado convencido de que "si fuera de otro partido, no me llamarían", ha añadido en relación al hecho de que la denuncia partiese del PSdeG.

Según esta denuncia, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas supuestamente firmó el documento que acreditaba la conclusión de la variante de Lira cuando la obra no estaba concluida.

En su declaración el pasado viernes por un supuesto delito de falsedad en documento oficial, estafa y/o fraude, Hernández sostuvo que no intervino en la obra y argumentó que cuando estampó su firma "no examinó" la certificación.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.