Miles de pamploneses se han congregado este miércoles para acompañar a San Fermín en el Día Grande de las fiestas. La multitudinaria procesión ha realizado su tradicional recorrido por las calles del Casco Antiguo, en el que no han faltado los vivas, las ovaciones y los emotivos cánticos dirigidos al santo.

Poco antes de las 10 y bajo un fuerte sol, la corporación municipal al completo, vestida de gala y junto a gigantes, cabezudos y kilikis, se ha dirigido a la Catedral para recoger al Cabildo, acompañada también por la banda municipal 'La Pamplonesa'.

A continuación, la comitiva, encabezada por el edil más joven del Ayuntamiento, el concejal de NaBai Aritz Romeo, ha iniciado su marcha hacia la iglesia de San Lorenzo para recoger la imagen del santo. A ellos se han sumado txistularis, gaiteros, clarineteros, maceros, libreas, escoltas y representantes de los gremios históricos y de las cofradías.

Llegada a San Lorenzo, la corporación ha recogido, entre vivas y aplausos, la imagen de San Fermín. Las decenas de presentes que se agolpaban a la puerta de la iglesia han formado un pasillo para dar paso al "santo morenico", que ha salido de la capilla poco después de las 10.30 horas.

Minutos después, la comitiva ha proseguido el trayecto para adentrarse en la calle Mayor, rebosante de pamploneses engalanados de rojo y blanco, que la han recibido con sonoras ovaciones, tanto desde los balcones como a pie de calle.

El primer "momentico" ha tenido lugar en la tradicional plaza del Consejo, donde miembros de la Coral de Santiago han homenajeado al santo con una jota. La segunda parada se ha producido en el Pocico de San Cernin, donde los txistularis han interpretado el 'Agur Jaunak' en medio de un respetuoso silencio, al tiempo que las niñas Uxue Izpura y María Sánchez colocaban dos grandes ramos de rosas junto a la imagen del santo. Los gigantes, encabezados por el Rey Europeo, también han dedicado un baile a San Fermín, que ha sido recibido con calurosos aplausos.

La procesión ha continuado su camino sin incidencias especiales y, entre jotas y gritos de '¡Viva San Fermín!', ha llegado a la iglesia de San Lorenzo. A las 12 ha comenzado la Misa Solemne en honor a San Fermín en una abarrotada iglesia de San Lorenzo. La ceremonia ha sido oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez.

Reclamo ante la ley del aborto

Tras recibir a los presentes, el arzobispo ha pronunciado la homilía, en la que esta vez ha hecho un llamamiento de desaprobación ante la nueva ley del aborto. "Estamos llamados para la vida, y para una vida plena", ha afirmado, para agregar que todo ser humano, ya desde el seno de la madre, tiene derecho a vivir.

Asimismo, el arzobispo ha aprovechado para referirse a la crisis económica. Monseñor Pérez ha señalado a "la cultura del hedonismo y de la comodidad" como la causa de esta situación; y ha propuesto la austeridad, el sacrificio y, en suma, la cultura de la vida y de la entrega generosa, como solución.

"¿Por qué ha venido la crisis? Porque ha faltado esto. ¡Cuánto nos puede enseñar San Fermín en este sentido!", ha sentenciado, para pasar después a subrayar el ejemplo vital que, a su juicio, nos da el santo.

"San Fermín rebosaba de amor y de caridad para con todos. No tenía tiempo ni para descansar", ha explicado el arzobispo, para después invitar a los presentes a imitarle, recordando que "la sociedad nos exige esfuerzo y entrega".

El arzobispo también ha dedicado unas palabras a la Comparsa de Gigantes y Cabezudos en su 150 aniversario, y les ha deseado "que sigan entreteniendo a pequeños y mayores".

Para concluir la homilía, Monseñor Pérez ha extendido su felicitación a todos, en unas fiestas que espera estén llenas de "respeto, amistad y honda experiencia familiar", y ha pedido a San Fermín que cuide de todos los pamploneses y que Pamplona "no pierda sus raíces cristianas".

Consulta aquí más noticias de Navarra.