El PP ha pedido la dimisión del director general de Vivienda, Manuel Orviz, por los retrasos en la ocupación de las 257 viviendas protegidas en Las Campas y Villafría, terminadas hace un año y adjudicadas a los inquilinos en diciembre de 2009. Asimismo, han instado a la consejera de Bienestar Social y Vivienda, Noemí Martín (IU), a asumir sus culpas y dar explicaciones sobre el mismo asunto.

En rueda de prensa, el diputado regional del Partido Popular, José Agustín Cuervas- Mons, ha respondido así al anuncio formulado ayer por la Consejería de Vivienda del Principado, en el que se aseguraba que abrirán un expediente informativo a la sociedad encargada de construir y arrendar los pisos por incumplimientos como consecuencia del retraso y que, además, intentarán agilizar el proceso bloqueado por la incomparecencia de 198 solicitantes.

Asimismo, Cuervas- Mons se ha dirigido a Vivienda diciendo "a buenas horas, mangas verdes", en relación a los retrasos y les ha pedido que asuman sus culpas y dejen de acusar a empresas, solicitantes y oposición. En este sentido, ha añadido que la Consejería no ha hecho un seguimiento de la situación de las viviendas y que "si no es por la denuncia del PP de esta situación, no reaccionan".

"Creemos que la política de la Consejería debe cambiar y basarse en necesidades reales", continuó el diputado 'popular', que consideró el procedimiento de la Consejería "absurdo, no pensado para ayudar a la gente". Cuervas- Mons alertó además de que este puede no ser un caso aislado, sino la tónica de Vivienda.

Se preguntó también "por qué no se ha hecho nada hasta ahora y por qué no se les aplicó a las empresas las consecuencias de los incumplimientos" en los plazos. Más aún, sugirió que estas empresas pueden ser "amigas" de IU.

Por todo ello, consideró el caso de las viviendas de Villafría y Las Campas, "el fracaso de la política de vivienda".

Consulta aquí más noticias de Asturias.