La Consellería de Sanidade recomienda beber más líquido de lo habitual, agua o zumos de fruta ligeramente fríos, así como comer verduras y frutas y evitar las comidas copiosas para afrontar las altas temperaturas, que mantienen en alerta amarilla a las provincias de Ourense y Pontevedra.

Sanidade, a través de la Dirección Xeral de Saúde Pública, aconseja evitar las bebidas calientes, alcohólicas, el café, té y las muy azucaradas. Sobre todo, insiste en la importancia de beber "sin esperar a tener sed".

Respecto a la vestimenta señala que conviene usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombreros, gafas de sol y cremas protectoras solares, mientras que el calzado debe ser cómodo, fresco y que transpire.

Recuerda que las temperaturas pueden tener incidencia en la salud, especialmente en personas previamente enfermas. Los ciudadanos de edad avanzada y los menores de cinco años, en especial los lactantes, así como los que realicen trabajos físicos intensos o deporte al aire libre, así como los que padecen enfermedades crónicas, "deben tener presentes las recomendaciones relativas al incremento de las temperaturas".

En el interior de los edificios, aconseja permanecer en espacios ventilados o acondicionados y usar las habitaciones más frescas de la vivienda; así como mantener las persianas bajadas y abrir las ventanas por la noche para ventilar. En el exterior, recomienda evitar las actividades en las horas más calurosas, reducir el ejercicio físico, y buscar sombras. También indica que cuando se aparque un vehículo "no se debe dejar en el interior ni a niños ni ancianos".

En la playa es conveniente, según resalta Sanidade, evitar las horas del mediodía y las primeras de la tarde y "nunca" se debe quedar uno dormido cuando toma el sol. Con respecto a las cremas de protección, se deben usar las que tengan un índice "no inferior a quince", añade.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.