El ingeniero de Minas de la Universidad de Huelva, Domingo Carvajal, ha asegurado que las canteras del municipio tinerfeño de Güímar son un "ejemplo fantástico para sus alumnos" de lo que no se debe hacer.

Así lo explicó el también geólogo a Europa Press antes de ofrecer una conferencia en el municipio invitado por la Asociación en Defensa de los Barrancos de Güímar Saturnino García dentro de las fiestas patronales de San Pedro.

Carvajal afirmó que el objeto de su visita es tratar de explicarles a la gente que hay "opciones", que existen numerosos ejemplos en otros países en los que se demuestra que hay gente "capaz de sacarle partido a estas desgracias".

El profesor onubense insistió, tras visitar las canteras, que en estas obras de minería da la impresión de "ha fallado todo". "Existe legislación minera y tecnología para evitar cualquier tipo de impacto, para no hacer y no dar esta imagen de la minería", lamentó Carvajal.

Reconoció, asimismo, este tipo de situaciones hace que la sociedad siga viendo la minería "como un mal". Domingo Carvajal —que aseguró que lleva "la minería en la sangre" pues él es la quinta generación que se dedica a este 'oficio'— admitió que su objetivo es la de "dar ideas" y demostrar que la minería no siempre es así.

Aunque los huecos de Güímar están en un sitio "con alto riesgo de aludes", lo que dificulta su transformación, explicó que en otros lugares con ejemplos así y estando dispuestos a apoyar la restauración también puede haber opción a otra cosa, que no sea sólo la agricultura, sino que pueda generar beneficios como un espacio turístico, pero "sostenible".

El profesor de Minas destacó la existencia en Braga (Portugal) de un estadio de fútbol en una antigua cantera, un auditorio en Suecia o centros y espacios para escalado o deportes de alto riesgo.