La compañía energética Endesa ha invertido más de tres millones de euros en la sustitución del conductor y la prolongación en 7,2 kilómetros de la red de distribución eléctrica de media tensión de la zona de Cala Blava, así como en la instalación de 36 nuevas torres metálicas y en el cambio de 250 aisladores de silicona que permitirán mejorar la calidad y la continuidad del suministro, así como aplicar criterios de preservación de las aves.

Según ha anunciado la entidad en un comunicado, esta actuación ha permitido renovar cuatro kilómetros de cableado de línea de media tensión, además de prolongar en 1,2 kilómetros la línea de doble alimentación en el polígono de Son Noguera e implantar un nuevo circuito de dos kilómetros más que conecta este espacio con el centro de maniobras de Cala Blava.

Tras estas ampliaciones de la red, que comenzaron a finales de 2004, se ha mejorado también el suministro de las urbanizaciones de Bahía Grande, Tolleric, La Torre y Cala Blava (Son Granada). Durante el último año se han destinado 240.000 euros a este proyecto.