El presidente de la CAEB, Josep Oliver, ha reconocido este viernes que la bajada del paro en junio en 3.878 personas, en relación al mes anterior, "no es para tirar cohetes", si bien ha considerado que el hecho de que haya 73.917 desocupados en las islas entra dentro de "lo razonable", aunque espera que el próximo mes "se vaya reduciendo esta cifra".

En declaraciones a Europa Press, Oliver ha afirmado que lo significativo de los datos del paro dados a conocer esta mañana por el Ministerio de Trabajo e Inmigración es el hecho de que reflejen que "la creación de empleo no se corresponda con la disminución del paro, lo que significa que hay más personas que se inscriben en el SOIB o que los empleos que se crean no pueden ser cubiertos por los desocupados apuntados en el servicio público de empleo".

Oliver se refirió así al hecho de que la Seguridad Social cuente en Baleares con 16.687 nuevos cotizantes en junio respecto al mes de mayo, al tiempo que se ha disminuido el número de desempleados en 3.878.

En esta línea, ha admitido que esperaba que la disminución del paro fuese un "poco más abultada", de forma que el mercado laboral hubiese absorbido a más personas inscritas a la Seguridad Social, si bien ha apuntado que el empleo "no es algo mágico, sino que existe cuando hay actividad económica, tal como ocurrió con el efecto de la construcción, que ocupó a mucha gente".

Sin embargo, el presidente de la CAEB ha recordado que el sector del ladrillo no está actuando de la misma forma que hace años y, además, los servicios "no han podido absorber a todos los trabajadores de la construcción que quedaron en el paro, ya que justo pueden asumir a sus empleados habituales".

Finalmente, Oliver ha vaticinado que en octubre y noviembre, las cifras de desempleo en el archipiélago serán similares a las del año pasado y, en este sentido, ha esperado que "no sean superiores".