El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, y el presidente de Iberdrola Distribución, Javier Villalba, han inaugurado este viernes la nueva infraestructura de distribución eléctrica en Santesteban, que mejorará el suministro eléctrico de los municipios de la comarca.

A este acto de inauguración han asistido el consejero de Innovación, Empresa y Empleo del Ejecutivo foral, José María Roig, y la consejera foral de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro.

Las nuevas infraestructuras consisten en la subestación Bidasoa, una subestación de doble alimentación de 132/30 kilovoltios y un transformador de 35 megavoltioamperios de potencia, y en una nueva línea de alta tensión (132 Kv) de 18 kilómetros de longitud desde Lesaka a Santesteban, según ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

El proyecto ha supuesto una inversión total de 13,4 millones de euros que ha contado con la participación del Ejecutivo foral, que ha aportado 1,2 millones de euros.

En su intervención, Sanz ha destacado que el Gobierno foral apoya y activa el impulso y esfuerzo de la iniciativa privada en cualquier zona de Navarra. Asimismo, ha señalado la importancia de la energía en la sociedad, puesto que "sin energía no es posible avanzar". Además, ha añadido que esta inversión, de 13,4 millones de euros, garantizará el suministro energético del presente y futuro desarrollo de la zona.

Las nuevas instalaciones, desarrolladas por la filial de ingeniería y construcción de Iberdrola y cuya construcción comenzó en 2007, mejorarán el suministro de los municipios de Santesteban, Lesaka, Etxalar, Bera y Baztan, así como en el resto de la zona. También garantizarán en su área de influencia la cobertura de la demanda, la conexión de nuevos clientes y la mejora de la seguridad de la red.

La subestación de Bidasoa es de tipo compacto (implica un 60% de reducción de espacio) lo que implica la instalación en el interior de un edificio de los sistemas eléctricos de 132 kV y 30 kV y de los tradicionales equipos de control, protección, comunicación, etc., con las ventajas que esto implica de menor impacto ambiental y de mantenimiento.

En una primera fase, la subestación dispondrá de un transformador de potencia trifásico de 35 MVA, relación de transformación 132/30 kV, con regulación de tensión en carga y con un sistema de celdas en 30 kV.

Zona de montaña

Todo el trazado de la línea transcurre por una zona de montaña, a lo largo del valle del río Bidasoa (pre-pirineo navarro). La complicada orografía ha provocado la apertura de alrededor de 10 kilómetros de accesos entre antiguas pistas forestales recuperadas y nuevas pistas de montaña con grandes pendientes.

Se trata de la línea más larga de esta tensión construida en los últimos 15 años en Navarra, según ha señalado el ingeniero del proyecto, Mikel Barriocanal

La nueva línea de 132 kV deriva los dos circuitos de la línea a 132 kV Arkale - Lesaka hasta la subestación Bidasoa. Se ha construido con el compromiso medioambiental del desmontaje del tendido existente a 30 kV Oiartzun - Almandotz, con lo que la misma instalación alberga la nueva línea a 30 kV entrada - salida de la citada línea Oiartzun - Almandotz.

De esta forma, los trabajos han consistido en la construcción de una línea aérea de 7,5 kilómetros de doble circuito, 10 kilómetros de triple circuito y 1 kilómetro de cuádruple circuito.

Consulta aquí más noticias de Navarra.