El presidente del Foro de Vida Independiente y experto en cuestiones de bioética relacionadas con la diversidad funcional, Javier Romañach, ha asegurado este viernes en Santander que las redes sociales "acabarán con el endiosamiento de los médicos" porque, en su opinión, gracias a Internet la población "está cada vez más preparada".

"Cuanto más informados estemos, mucho mejor", continuó Romañach, quien expuso que en la mayoría de las ocasiones "sabe más una persona que haya vivido un enfermedad que el propio médico". Así, señaló que, a través de las nuevas tecnologías, se va a modificar el paradigma en la "jerarquía médico-paciente".

El presidente del Foro de Vida Independiente indicó que, como consecuencia de los avances tecnológicos, también se va a producir lo que denominó "democratización de la sanidad". Así lo señaló antes de su participación en la clausura del IV Encuentro sobre e-Salud y Telemedicina 'La rehabilitación del futuro' que se ha desarrollado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en la que también intervino el secretario general de la institución académica, José Blázquez.

En este sentido, afirmó que tanto la rehabilitación como el tratamiento de diversas enfermedades se podrán gestionar "desde casa" a través de la red y webcams. De esta forma, la sociedad dispondrá de un "mayor acceso" a la sanidad. Este hecho, concretó Romañach, también supondrá el "abaratamiento" de los servicios sanitarios.

El experto que, debido a una parálisis motriz de brazos y piernas se mueve en silla de ruedas, también se refirió a los pacientes que, a pesar de no estar enfermos, requieren un tipo de atención médica especializada. "Ese grupo, al que nosotros llamamos personas con diversidad funcional y vosotros discapacitadas, necesita vivir en igualdad", sentenció.

Según dijo, los derechos de la población con diversidad funcional "se vulneran automáticamente" y sufren "discriminación" a diario por ser "diferentes". "Sólo el hecho de que en la nueva ley del aborto haya un plazo diferente para abortarme a mí que para abortar a otro, ya es irrespetuoso con nuestros Derechos Humanos", criticó Romañach, quien a continuación se preguntó si la vida de estas personas "vale menos que las de los demás".

"Gestionamos muy mal la diversidad mundial y nuestra propia fragilidad", prosiguió el presidente del Foro de Vida Independiente, quien expuso que, en líneas generales, en vez de aceptar que los seres humanos somos "frágiles y diferentes", tratamos de buscar un "patrón homogéneo" por el que se debe regir todo el mundo y, el que no pueda, "que se aguante".

En esta línea, comentó que la mayoría de la gente olvida que, en algún momento de su vida, "ha usado una silla con ruedas" y, por ello, aún no entiende "por qué existen los escalones" y gran parte de los transportes públicos, taxis o edificios no están adaptados.

Por último, se refirió a la Ley de Dependencia, de la que dijo está "mal diseñada política, económica e ideológicamente" y "era obvio que iba a fracasar" porque, para él, es "totalmente incompatible con la convención de los Derechos Humanos". A su juicio, debería facilitar las herramientas necesarias para situar a las personas en igualdad de oportunidades. "No se trata de crear una Ley de la Dependencia, sino de la Independencia", concluyó Romañach.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.