El Principado de Asturias es la cuarta comunidad donde menor esfuerzo supone emanciparse, al dedicarse un 18,5% de ingresos al alquiler, frente al 24,4 por ciento de la media estatal, una vez recibida la ayuda de la Renta Básica de Emancipación.

Por su parte, Extremadura es la comunidad en la menos cuesta independizarse, ya que se dedica al alquiler el 14,2 por ciento de los ingresos.

Tras Extremadura se sitúan Galicia (15,2 por ciento), Castilla y León (18 por ciento), Asturias (18,5 por ciento), Castilla La-Mancha (19,7 por ciento) y la Ciudad Autónoma de Melilla (19,8 por ciento).

En el otro lado, las CCAA en las que los jóvenes dedican un mayor porcentaje de sus ingresos al pago del alquiler, una vez recibida la ayuda, son la Comunidad de Madrid (30,3 por ciento) Illes Balears (29,4 por ciento) y Cataluña y País Vasco (28,7 por ciento).

Cataluña es la Comunidad Autónoma con un mayor número de beneficiarios con 39.190 hogares a los que ha llegado la RBE, con un incremento del 7,7 por ciento con respecto al trimestre anterior. Le siguen la Comunidad de Madrid con 34.815 y un incremento del 12,3 por ciento y Andalucía con 25.079 y un aumento del 10,1 por ciento.

Las comunidades autónomas donde el aumento del número de beneficiarios en tasa intertrimestral superó a la media nacional (8,3 por ciento) han sido: La Rioja (12,4 por ciento), Canarias y Comunidad de Madrid (12,3 por ciento), y Andalucía (10,1 por ciento). También se situó por encima de la media la Ciudad autónoma de Ceuta, con una tasa intertrimestral del 9,6 por ciento.

En el conjunto del país, la Renta Básica de Emancipación ha llegado ya a 213.257 hogares después de que otros 16.359 jóvenes hayan empezado a percibir la ayuda de 210 euros para el pago del alquiler en el segundo trimestre de 2010, lo que supone un incremento del 8,3% con respecto al trimestre anterior.

En total, 381.496 jóvenes han solicitado la Renta Básica de Emancipación desde su creación. Las CCAA han concedido y enviado al ministerio 287.830 resoluciones positivas, mientras que han denegado la ayuda a 64.490 jóvenes.

El ministerio ha abonado la RBE al 92,6 por ciento de los jóvenes con resolución positiva y a los que se les ha verificado el pago del alquiler. Al finalizar junio había 51.353 jóvenes que presentaban algún tipo de incidencia en su expediente que ha impedido al Ministerio abonar temporal o definitivamente la ayuda por los siguientes motivos:

Las comunidades autónomas, competentes para tramitar y resolver las solicitudes, han anulado la resolución positiva otorgada previamente por ellas en 9.993 casos.

Otros 13.684 jóvenes presentaban algún tipo de incumplimiento con las agencias tributarias o la Seguridad Social siendo requisito indispensable para poder cobrar una subvención pública estar al corriente de las obligaciones administrativas y fiscales.

En 21.130 casos se ha interrumpido la justificación de estar al corriente del pago del alquiler, lo cual es también requisito necesario para poder percibir la ayuda.

Según el Ministerio, se han detectado errores en los datos de los recibos bancarios de pago del alquiler en 6.546 casos. Estos errores impiden intercambiar datos con las EEFF a través del nuevo sistema automatizado de verificación del alquiler abonado por la modalidad de cargo en cuenta; un nuevo procedimiento puesto en marcha este año y que ha permitido agilizar de forma notable la comprobación de este requisito. Para estos casos no es posible comprobar automáticamente que se está al día del pago del alquiler.

Esfuerzo y perfil del beneficiario

El esfuerzo que supone a los jóvenes emanciparse, entendiendo como tal el porcentaje que representa el pago del alquiler sobre los ingresos que perciben, es del 42,3 por ciento, siendo un 44,5 por ciento en las mujeres y un 39,6 por ciento en los hombres.

Para los jóvenes que reciben la Renta Básica de Emancipación el esfuerzo se reduce considerablemente, situándose en el 24,4 por ciento, siendo un 25,7 por ciento en las mujeres y un 22,7 por ciento en los hombres.

Las mujeres son las que más demandan y, en la misma proporción, las que más cobran la ayuda de los 210 euros de tal forma que 120.409 mujeres perciben la RBE, un 56,5 por ciento del total por 92.848 hombres, un 43,5 por ciento.

Por edad, los mayores porcentajes de beneficiarios se dan entre los 27 y los 30 años, concentrándose en ese tramo el 61,8 por ciento de los beneficiarios. En concreto el 16,4% tiene 28 años, mientras que el 37,1 por ciento de los perceptores tiene entre 23 y 26 años. Por último el 1,1 por ciento tiene 22 años y el 15,3 por ciento, 30 años, edad mínima y máxima para cobrar la ayuda.

La distribución de beneficiarios según la renta del alquiler pagada es: el 28,4 por ciento pagan menos de 400 euros, el 43 por ciento entre 400 y 600 euros; el 21,2 por ciento, entre 600 y 800 euros y el 7,4 por ciento, más de 800 euros al mes.

Finalmente, según los ingresos de los beneficiarios, el mayor porcentaje de los mismos, el 37,6 por ciento tiene unas rentas de entre 10.000 y 15.000 euros, el 36,1 por ciento tiene unos ingresos de entre 15.000 y 22.000 euros y el 25,9 por ciento, menos de 10.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.