La Comunidad gallega es la octava que registra un menor aumento de su producción industrial en mayo con respecto al mismo mes del año anterior, período en el cual se incrementó un 1,7 por ciento, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el conjunto del Estado, el Índice General de Producción Industrial (IPI) aumentó un 5,1 por ciento en mayo respecto al mismo mes del pasado año, más de dos puntos por encima de lo registrado en abril. Descontado el efecto calendario, la variación interanual del IPI en España fue del 3,3 por ciento en el mes de mayo, un punto superior a la registrada en abril.

En general, la producción industrial experimentó en mayo crecimientos interanuales en 12 comunidades autónomas, mientras que bajó en cinco. Extremadura fue la que registró el mayor repunte, con una tasa del 39,1 por ciento, seguida de Asturias (+19,5%), Navarra (+13,2%), Castilla y León (+12,2%) y Cantabria (11,9%).

En el apartado de los descensos, en mayo se registraron caídas de la producción industrial en Castilla-La Mancha (-0,5%), Murcia (-3,2%), Andalucía (-3,8%), Islas Baleares (-4,3%) e Islas Canarias, con una tasa de un ocho por ciento en términos negativos.

Por otra parte, en cuanto a la media de crecimiento del índice de producción industrial de Galicia en lo que va de año, ésta se sitúa en el 4,7 por ciento, lo que la sitúa como la sexta comunidad en la que más aumentó durante los primeros cinco meses de 2010. Por delante, se sitúa Navarra, con un alza del 12,6 por ciento, Extremadura (10,9%), Castilla-León (8,2%), Cantabria (6,6%) y Cataluña, con una subida del 4,9 por ciento.

Destino económico

Por destino económico de los bienes, los sectores industriales que más influyen en el incremento interanual de la producción industrial en el mes de mayo son los bienes intermedios, con una variación anual del 9,8 por ciento y una repercusión en el índice general de 3,406 debido a las subidas generalizadas en la mayoría de las actividades que componen este sector.

En cuanto a la producción de bienes de consumo no duradero, registró una tasa anual del 4,6 por ciento y una repercusión de 1,241 en el índice general, motivada por los incrementos observados en la mayor parte de las actividades de este sector.

En el lado opuesto, sólo uno de los grandes sectores industriales presentó una repercusión negativa sobre el IPI. Es el caso de los bienes de consumo duradero, que experimentaron una variación anual del -2,2 por ciento y una repercusión negativa de -0,081 en el índice general.

En los cinco primeros meses del año, la producción industrial se sitúa en el 1,6 por ciento, con tres de los sectores industriales en negativo y dos en positivo.

En concreto, la producción de bienes de consumo duradero se contrajo una media del -9,3 por ciento hasta mayo; la de los bienes de equipo bajó un -2,2 por ciento y la de la energía retrocedió un -0,3 por ciento. Por el contrario, los bienes intermedios y los bienes de consumo no duraderos crecieron a tasas positivas, con avances medios del 4,9 por ciento y del tres por ciento, respectivamente.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.