El consejero de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, Rogelio Silva, ha afirmado este viernes que las comarcas necesitan "un impulso nuevo" y rechazó las críticas realizadas "desde la distancia" contra el sistema comarcal.

En la rueda de prensa para presentar la sexta edición del Anuario de las Comarcas de Aragón, Rogelio Silva ha manifestado que las comarcas se han convertido "en algo que no sospechábamos" por su importancia.

Silva ha expresado que "a veces el análisis que se hace no me parece muy cercano a la realidad" y que unos analizan las comarcas "desde el territorio" y otros "desde la distancia", en alusión a los partidos políticos de obediencia nacional.

A preguntas de los medios de comunicación, Silva ha salido al paso de las críticas del Partido Popular (PP) sobre el sistema comarcal y su coste, señalando al respecto que el balance es positivo después de diez años de comarcalización. Ha puesto como ejemplo que en los Consejos Comarcales están trabajando unas 2.200 personas, prestando labores de asistencia, como atención de personas mayores en el domicilio. A labores de asistencia se dedican 1.850 de estos 2.200 empleados, recoge el Anuario.

A esto ha añadido que las comarcas tienen sus propias competencias y que "hay personas que gestionan mejor unas que otras", tras lo que ha negado que haya una duplicidad de servicios, ya que las competencias que ejercen las comarcas han sido previamente transferidas por la Comunidad Autónoma. Silva ha rechazado el pim, pam, pum".

Respecto a los problemas que ofrecen las comarcas, Silva ha considerado que "podemos hablarlo de las comarcas, los ayuntamientos, las diputaciones", pero "eso no invalida una forma de organización territorial". A su juicio, el discurso crítico con las comarcas "se hace desde la distancia, desde la falta de conocimiento", tras lo que ha recordado que los cinco partidos políticos con representación en las Cortes de Aragón apoyaron el proceso de comarcalización y las más de 30 leyes autonómicas de impulso al proceso.

El consejero Rogelio Silva ha afirmado que las comarcas "se han asentado" durante sus primeros diez años de vigencia y "se han convertido en un referente social, económico y político", tras lo que ha destacado tener la sensación "de que comienza una etapa nueva".

El consejero ha asegurado que, según el Anuario, hay comarcas que aumentan el número de habitantes y comarcas que disminuyen, a lo que añadió que tampoco son uniformes otros datos, como el desempleo o la productividad económica.

Para Rogelio Silva, el nivel de servicios en el territorio "es bueno" y ha invitado a reflexionar sobre cómo incorporar nuevos conceptos a los discursos y las politicas públicas, por ejemplo la cohesión territorial, el equilibrio territorial, un concepto sobre el que "hay que trabajar más" para conseguir que todos los ciudadanos aragoneses "tengan la misma calidad de vida" independientemente de dónde vivan.

El consejero de Política Territorial, Justicia e Interior expresó que la ordenación del territorio debe dirigir las politicas públicas en el futuro, siempre con una mayor participación de los Consejos Comarcales.

Leve retroceso

Según el Anuario de las Comarcas de Aragón 2010, el número de habitantes en el territorio ha descendido en 54 personas en el periodo analizado, a causa del recorte del número de inmigrantes, lo que según el director de Fundear, José María Serrano, equivale a una situación de "estabilidad" poblacional, si bien matizó que este es el primer dato negativo del número de habitantes desde que el primer Anuario.

En el informe domina un hecho, como es la crisis económica, que afecta a todas las comarcas, "no todos los territorios se ven igualmente afectados" y como ejemplo ha comentado Serrano que el sector servicios y la industria fueron los sectores inicialmente más afectados, ya que son los más dependientes del sector bancario.

José María Serrano prosiguió afirmando que las empresas dedicadas a la agricultura y la ganadería son las menos afectadas, a día de hoy. Además, el paro ha aumentado de forma generalizada, un seis por ciento en total, y han disminuido tanto los contratos de trabajo como las afiliaciones a la Seguridad Social en un 20 por ciento.

Además ha destacado la persistencia del dinamismo en comarcas como las pirenaicas, Valdejalón y Ribera Alta del Ebro. Las comarcas más industriosas son el Somontano de Barbastro y el Cinca Medio.

El director de FUNDEAR ha apostillado que lo que mejor sirve para combatir el desempleo es la formación; ese es "el mejor seguro" para retomar la senda del crecimiento a medio plazo. Serrano ha argumentado que el sistema comarcal permite mantener el equilibrio territorial.

Desarrollo endógeno

Las comarcas han generado dinámicas de desarrollo endógeno y han paliado las desigualdades territoriales en la prestación de servicios, lo que a su vez ha motivado u un aumento del número de habitantes de un 13,1 por ciento de media en la última década.

Los municipios que más han crecido son los que se sitúan entre 2.000 y 5.000 habitantes, como Ricla o La Puebla de Alfindén, seguidos de otros de más de 5.000 habitantes, como La Almunia de Doña Godina o Alagón.

Ello ha permitido la creación de una "red de ciudades intermedias", según el Departamento de Política Territorial del Gobierno de Aragón. Otros municipios que han aumentado su población son Benasque, Aínsa y Alcañiz.

El Anuario de las Comarcas de Aragón ha sido elaborado gracias a un acuerdo de Ibercaja y Caja Inmaculada (CAI) con Fundear y sirve para analizar la demografía, la producción, el mercado de trabajo y la educación.

El Anuario recoge, por ejemplo, que durante el curso 2008-2009 se matricularon 25.768 alumnos extranjeros en enseñanzas no universitarias en las comarcas, un 13 por ciento del total, especialmente en Maestrazgo, Gúdar-Javalambre y Sierra de Albarracín, siendo menor en el Aranda, la Hoya de Huesca y la Ribera Baja del Ebro.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.