Cáritas reparte almuerzos solidarios a temporeros que buscan trabajo en la campaña de recogida de fruta en Alcarràs en un local de la parroquia del pueblo. Los voluntarios reparten cada día el desayuno a 50 personas que, con una tarjeta, pueden aprovechar el servicio una semana desde este miércoles.

Si alguno de los 50 que tienen tarjeta no está porque ha encontrado trabajo puede ocupar su plaza otro temporero. La hora del desayuno es entre las 10 y las 12 de la mañana, un horario previsto para quienes no tienen trabajo. "El objetivo es ofrecer recursos durante los primeros días, mientras buscan trabajo no dar el mensaje de que se reparte comida", ha explicado a Europa Press el director de Cáritas en Lleida, Ramon Baró.

Además del desayuno, Cáritas reparte también bolsas con comida, como latas de conserva o pan a los temporeros y este año gestiona también ducha.

Alcarràs es el segundo pueblo frutero en el que Cáritas está ocupándose de los temporeros en Lleida. El 25 de junio acabó la campaña en Aitona, población en la que repartía bolsas de comida diaria y en la que ha habido menos temporeros en las colas de Cáritas.

"Mucha gente no ha agotado la tarjeta, ha habido descenso de peticiones en los 23 días que hemos tenido el servicio", ha resumido Baró. Según sus datos, el día de máxima afluencia fueron 37 los temporeros que se acercaron a Cáritas a buscar comida y el día que menos fueron tres. La media fue de 12 personas.

Cáritas atendió en Aitona a 83 personas a las que les repartió 348 bolsas. El año pasado los voluntarios atendieron a 229 personas.

Las actuaciones de Cáritas avanzan al ritmo de la recolección. Dentro de quince días repartirá bocadillos también en Alfarràs.

Baró insistió en que el objetivo de Cáritas es avanzar hacia el modelo de Alcarràs, para que los voluntarios puedan compartir un rato con los temporeros mientras desayunan para lograr una relación más intensa, pero la entidad está limitada por la falta de recursos.

Consulta aquí más noticias de Lleida.