La universidad compostelana informó en un comunicado de que el proyecto, que cuenta con un presupuesto superior al millón de euros y tiene una subvención de la Xunta, comenzó el año pasado y tiene ya terminada la fase de diseño, mientras que la de programación está "muy avanzada".

En el mismo trabaja el grupo de Multimedia, Animación e Realidade Virtual (MAR), en el que participan informáticos y físicos electrónicos especializados en programación y multimedia, así como expertos gallegos en el ámbito de la psiquiatría, dado que el videojuego se centra en la inteligencia emocional.

Alumnos y titulados de la Escola Técnica Superior de Enxeñaría de la USC participan en la iniciativa, que se desarrolla en colaboración con la filial de videojuegos de la empresa gallega Continental —Continental Games—, que es la única firma de Galicia autorizada para desarrollar juegos para la multinacional Nintendo.

El coordinador del grupo de trabajo, Julián Flores González, explicó que el videojuego se basa en la inteligencia emocional, que es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, así como la habilidad para manejarlos. "Se trata de analizar aspectos como la posición del cuerpo o las expresiones de la cara del jugador, estudiando también las respuestas que emite a ciertas preguntas", apuntó.

La idea, continuó, es presentar al jugador una serie de situaciones para que las resuelva, de modo que la consola "detecta sus emociones y el juego transcurre en función de las mismas".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.