Las normas de circulación, como juego de niños

Los alumnos de las Escuelas Pías participan estos días en un programa de Educación Vial.
Los niños de Escuelas Pías fueron policías por un día.
Los niños de Escuelas Pías fueron policías por un día.
F.Simón
«A mí me gusta ser peatón», grita Jorge. «Yo prefiero hacer de policía», señala Olga. Son dos de los niños de educación infantil de las Escuelas Pías que participan en el programa de Educación Vial organizado por la Policía Local y el propio centro.

«Unos desempeñan la función de la Policía y los otros son conductores y peatones, que deben recorrer el circuito correctamente», explica Lourdes, una de las agentes de la Policía que imparte el curso.

Equipados con chalecos reflectantes, señales de tráfico y bicicletas, los pequeños, de tres a cinco años, aprenden a cruzar la calle con cuidado. «Primero recibieron unas clases para conocer los principios básicos y ahora lo practican en el patio del colegio», señala el director del centro, Víctor Hebrero.

La semana que viene es el turno de los alumnos de primaria, que aprovecharán el decorado del patio. «Los profesores han elaborado un circuito muy completo y los niños se meten muy bien en el papel», afirma la agente. Y es que el recorrido no podría ser más real: pasan por su colegio, por el parque Grande, por el banco, e incluso repostan en una gasolinera.

Los pequeños están encantados con esta actividad y dispuestos a concienciar a sus padres de la importancia de la seguridad vial. «Le diré a mi mamá que hay que mirar bien antes de cruzar», asegura Ainhoa, una de las niñas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento