Naciones Unidas pidió este lunes a Israel que proporcione "explicaciones completas" sobre el asalto a la 'Flotilla de la Libertad', frente a las costas de Gaza, y que se abra una investigación sobre lo sucedido.

Es imperativo que Israel proporcione acceso a los detenidos de acuerdo con los estándares legales internacionales"Subrayamos la importancia de que se produzca una investigación completa sobre lo ocurrido", señaló el subsecretario general de la ONU de Asuntos Políticos, el diplomático argentino Oscar Fernández-Taranco, en su intervención ante el Consejo de Seguridad.

Agregó que "es imperativo que Israel proporcione acceso a los detenidos (tras la operación) de acuerdo con los estándares legales internacionales" y añadió que la ONU pedía "a todas las partes que observen la ley internacional, incluida la ley humanitaria y la del mar".

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este lunes con carácter de urgencia, a petición de Turquía y Líbano, ambos actuales miembros no permanentes, para tratar la crisis creada tras el asalto israelí. En el incidente se produjeron al menos 30 heridos y unos 20 detenidos, que fueron trasladados a una prisión del sur de Israel, según diversos medios de comunicación internacionales.

Negociaciones entre israelíes y palestinos

Fernández-Taranco subrayó que este incidente "se ha producido en un momento en que todos los esfuerzos deberían de estar enfocados a reconstruir la confianza y a avanzar en las negociaciones entre israelíes y palestinos".

El derramamiento de sangre se podría haber evitado si las llamadas al levantamiento del bloqueo se hubieran escuchado"Es vital que las negociaciones continúen", agregó el diplomático argentino, que también subrayó que "este derramamiento de sangre se podría hacer evitado, si las repetidas llamadas al levantamiento del inaceptable y contraproducente bloqueo de (Israel contra) Gaza, se hubieran escuchado".

En línea similar se pronunció el embajador de México, Claude Heller, que además de expresar la condena de su Gobierno a ese asalto, pidió el fin inmediato del bloqueo israelí. También pidió el cumplimiento de la resolución 1860 del Consejo. Por su parte, la embajadora de Brasil, María Luiza Ribeiro Viotti, insistió que "el incidente debe ser totalmente clarificado a la luz de la ley internacional" y el bloqueo israelí contra los palestinos, "levantado de inmediato, pues viola los derechos humanos de 1,5 millones de personas".

Además, los embajadores del Reino Unido, Mark Lyall Grant, y de Francia, Gérard Araud, deploraron lo sucedido y pidieron igualmente una completa investigación sobre lo sucedido.

Postura israelí

Por su parte, Israel aseguró ante el Consejo de Seguridad de la ONU que la flotilla buscaba romper el bloqueo marítimo a Gaza y que sus activistas atacaron a los soldados, que respondieron en "defensa propia". "Esa flotilla no iba sólo en misión humanitaria", defendió el embajador adjunto de Israel ante la ONU, Daniel Carmon.

Los activistas agredieron a los soldados, que respondieron en su propia defensa

El diplomático israelí mencionó en varias ocasiones declaraciones publicadas en la prensa de los organizadores de ese operativo, entre ellas de Greta Berlin, la portavoz de los organizadores, la ONG turca IHH. "Greta Berlin dijo la semana pasada que el objetivo no era sólo llevar ayuda humanitaria, sino también romper el bloqueo", dijo el representante de Israel, que también indicó que "los activistas agredieron a los soldados, que respondieron en su propia defensa".

Carmon  añadió que "el bloqueo es legítimo. Israel ha proporcionado información al respecto, así como de las ofertas para transferir asistencia humanitaria a Gaza". Asimismo, calificó a la organización turca IHH de se un grupo "de radicales antioccidentales que apoyan (al movimiento radical islámista) Hamás y que tienen entre ellos a elementos yihadistas próximos a Al Qaeda".

Por su parte, el representante palestino ante la ONU, Riad Mansour, pidió una respuesta firme del Consejo de Seguridad ante lo que calificó de "masacre", al tiempo que señaló que los responsables tienen que ser llevados ante la justicia.

Además, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, que participó en los debates del Consejo, calificó el incidente de "asesinato realizado por un Estado" e instó al Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, a pedir disculpas inmediatas por lo sucedido.

Por su parte, el embajador adjunto de EE UU ante la ONU, Alejandro Wolff, subrayó que Washington esperaba "una investigación creíble y transparente sobre lo sucedido", al tiempo que pidió al Gobierno de Netanyahu que abra también su propia investigación al respecto. EE UU consideró igualmente que la distribución de asistencia humanitaria a través de una acción como la realizada por esa flotilla no era la más apropiada.