Un punto del Pleno de la Corporación Municipal de Vigo celebrado hoy sobre una modificación de crédito para pagar unas facturas de los servicios prestados por el arquitecto Rafael Moneo —a quien se ha encargado el proyecto de remodelación del entorno de Praza do Rei, donde se ubica el Consistorio_- ha dado lugar a un debate con cruces de acusaciones entre ediles del PP y el PSdeG sobre derroches de dinero.

Así, el pleno aprobó hoy, con votos de socialistas y nacionalistas y el rechazo del PP, una modificación presupuestaria para un crédito extraordinario por importe de 116.000 euros en relación al pago de los servicios de Moneo, quien tiene un encargo de un proyecto que el edil de urbanismo, José Mariño, calificó como "de ciudad" y que situará a la urbe "a nivel mundial".

Mariño recordó que la actuación en el Ayuntamiento y su entorno es una "propuesta que recupera y regenera un espacio urbano" y aseguró que "tendrá coste cero", al tiempo que esperó que pueda "ver la luz" pronto.

Sin embargo, el concejal del PP Antonio Martiño criticó el "derroche" del Ayuntamiento, considerando que los 116.000 euros es el coste de "la foto del señor Moneo" con el alcalde. "No se a qué se refiere con coste cero", añadió Martiño, quien destacó que la factura presentada es de octubre de 2009.

Así, rechazó que se "derroche en un proyecto megafantástico" ya que "cuesta un dineral y acaba en los cajones porque es inviable". El popular insistió en que fue un "gasto para una foto pero no hay nada cuantificable", y afirmó que es "un insulto a los vigueses" que se hagan "proyectos faraónicos" cuando hay gran cantidad de parados y familias con dificultades. PSdeG

Tras estas acusaciones, José Mariño respondió diciendo que el coste de las maquetas que han estado expuestas en el Ayuntamiento es inferior, por ejemplo, a los trabajos encargados al arquitecto Álvaro Siza, durante el mandato del 'popular' Manuel Pérez, para realizar un Palacio de Congresos en Samil. Además, según censuró Mariño, el prestigioso arquitecto presentó su factura y "no le pagaron".

Además, el edil socialista recordó otros proyectos del PP para Samil, como el conocido como 'Platillo Volante', afirmando que "ya visionaban el Palma Arena de Vigo".

También se refirió a la remodelación del edificio municipal del Areal para convertirse en la Alcaldía en el mandato de Corina Porro (PP) y afirmó que esa sí fue la foto "más cara", del Ayuntamiento, por valor de "dos millones de euros".

Por otra parte, recordó que el proyecto de Moneo necesitará de modificaciones en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), para así actuar en cumplimiento de las normativas; cuestión que contrapuso a la situación de la actual presidenta del Puerto, Corina Porro, "que se salta las normativas urbanísticas constantemente y por eso está imputada", espetó.

Así, censuró que el PP diga que cumple la ley. "Palma Arena, Valencia y Puerto de Vigo, ¿dónde cumple la ley?", se preguntó, finalmente, para reiterar en varias ocasiones que los populares "el coste cero no lo entienden". REGLAMENTO

Por otra parte, en la sesión plenaria de hoy se aprobó inicialmente el reglamento orgánico del pleno del Ayuntamiento de Vigo con el apoyo del PSdeG y BNG y el rechazo del PP; una normativa que sustituirá a la actual, que tiene 22 años.

Según explicó el portavoz socialista, el reglamento, que se crea para adaptarse a la Ley de Grandes Ciudades, supone un proceso de "normalización y modernización" donde el órgano colegiado se convierte en foro de debate y órgano fiscalizador del gobierno. Asimismo, indicó que consta de 101 artículos y, de ellos, el PP ha mostrado objeciones en 7, principalmente sobre la lengua y el número de mociones a incluir.

Por su parte, la nacionalista María Méndez destacó que se trata de un reglamento "flexible y riguroso para cumplir con las reglas del funcionamiento democrático". Así, afirmó que se consiguió casi todo "excepto lo utópico: el consenso del PP", partido al que acusó de haber puesto "muchas piedras en el camino".

Sobre el tema de la lengua, acusó al PP de tener "manía antigallega", y recordó que una de las causas que llevó al retraso a la hora de presentar el reglamento fue éste y recordó que se recoge el uso del gallego, tal como se recoge en la ordenanza de normalización lingüística.

Por su parte, el concejal del PP Jorge Conde rechazó el reglamento por considerar que es un "traje" a medida del alcalde, Abel Caballero, y afirmó que los populares quieren que "se reconozca el derecho a usar en castellano" en los plenos —afirmó que incluso el propio López Font suele emplear ese idioma— ya que es algo que aparece en la Constitución.

También manifestó su discrepancia sobre las propuestas de los tiempos estipulados de intervención para cada grupo político y el límite de mociones a presentar y censuró que se quiera hacer "un pleno express".

Finalmente, López Font negó que se esté "anulando" la voluntad ciudadana, sino que se está "fortaleciendo" y también rechazó que sea "un traje a la medida de nadie", sino que se han dado "pruebas de flexibilidad y tolerancia" para la confección del reglamento. Así, destacó que la propuesta aprobada hoy "se ajusta a la ley" y acusó al PP de querer "hacer problemas donde no los hay".

Por otra parte, en el pleno de hoy se aprobó por unanimidad el nombramiento del actor Luis Tosar como embajador honorífico del Casco Vello de Vigo, el hermanamiento de las ciudades de Vigo y Las Palmas de Gran Canaria, así como la creación de la primera biblioteca de barrio con el nombre Xosé Neira Vilas y la solicitud de convenio con la Xunta para su integración en la red de bibliotecas de Galicia.

También se aprobó, con los votos de los dos partidos que forman el gobierno y el rechazo de la oposición, el plan económico-financiero de reequilibrio de la liquidación del presupuesto de 2009. MOCIONES

En el apartado de mociones, resultó aprobada una iniciativa del BNG —con votos nacionalistas y del PP, y con el rechazo del PSdeG— instando al Gobierno central a la retirada de "de forma inmediata" del decreto con medidas como "recortes en las pensiones, en los derechos de los dependientes y la bajada de los salarios de los funcionarios, entre otras".

Así, la propuesta nacionalista pide al Ejecutivo central que impulse medidas que fomenten la austeridad del gasto público como "supresión de ministerios con competencias cedidas a las comunidades autónomas, reducción del papel de la Administración periférica del Estado y supresión de las diputaciones provinciales".

También se solicita acometer una "estrategia de reducción del gasto militar", llevar a cabo una reforma fiscal que acentúe el "carácter progresivo", que se impulse, en el marco de la Presidencia de la UE, una mayor regulación de los mercados financieros y la introducción de un impuesto que grave los movimientos especulativos de capital, que se garantice y refuercen los servicios y prestaciones públicas y que se acometan políticas activas en la lucha contra el paro.

Finalmente, se insta a la Xunta de Galicia a abandonar "su política de destrucción y privatización de los servicios públicos" y a adoptar medidas efectivas en la lucha contra la crisis y el desempleo.

Por otra parte, los tres grupos —PP, PSdeG y BNG— consensuaron una moción para instar al Gobierno municipal a estudiar medidas de atención las mujeres prostituidas, para lo que contará con la Mesa da Violencia recientemente constituida y con el informe sobre el estado del Plan Integral de Loita contra a Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. Además, se insta al Ayuntamiento a eliminar la publicidad de clubs de alterne de espacios municipales.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.