Según informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno, los artificieros comprobaron que se trataba de una granada M-51A, en su embalaje original, con espoleta y al completo de la carga explosiva, sin anilla de seguridad y que había sido manipulada.

Ante el riesgo de su traslado, los especialistas tuvieron que desactivar el artefacto en el mismo lugar, para lo que hubo que adoptar medidas de seguridad para que no hubiera riesgo para los vecinos.

La granada, al parecer, había sido trasladada desde una casa de un pueblo que estaba en obras.

Consulta aquí más noticias de Burgos.