El Ayuntamiento de Santander continuará los sondeos y catas en los terrenos donde se construirá un aparcamiento para residentes en Mendicouague con una segunda fase de prospecciones complementarias que han sido indicadas por la Consejería de Medio Ambiente, tal como conocen los miembros del colectivo que se opone al parking, dado que están siendo informados directamente por la Consejería.

El portavoz del equipo de Gobierno, Eduardo Arasti, advirtió de que la ejecución de estas prospecciones implicará la presencia de maquinaria de gran tamaño y la realización de más de una decena de grandes catas, por lo que es una "irresponsabilidad" pedir que se abra el parque durante estos trabajos, puesto que supondría un riesgo para los ciudadanos, y especialmente para los niños, permitir que se utilice el parque sin las oportunas condiciones de seguridad.

Para el equipo de Gobierno resulta "asombroso" que en la concentración del sábado participaran "sólo unos pocos miembros" del colectivo que se opone a la construcción del aparcamiento para residentes y que estuviera "formada mayoritariamente por concejales de la oposición".

En este sentido, Arasti tachó de "extremadamente irresponsable por parte de un cargo público anteponer los intereses de su partido a la seguridad de los ciudadanos y pedir que el parque esté abierto mientras las máquinas realizan las prospecciones".

Asimismo, lamentó que, mientras que se vio una "presencia abundante" de concejales de la oposición en la concentración de Mendicouague del sábado, no apareciera ninguno en la marcha solidaria del domingo, cuyo fin era recoger alimentos para repartir entre las familias necesitadas de la ciudad.

Arasti afirmó que el Ayuntamiento va a seguir haciendo las prospecciones indicadas por la Consejería de Medio Ambiente para que, una vez obtenidos los resultados de estas nuevas catas y sondeos, pueda dar comienzo la construcción del parking, una actuación "demandada por la gran mayoría de los vecinos del barrio", muchos de los cuales no disponen de garajes privados en sus propios edificios.

El parking contará con alrededor de 500 plazas con las que se pretende paliar el problema de aparcamiento que sufren los vecinos de la zona, especialmente los del entorno de los grupos El Faro y San Francisco, cuyas viviendas fueron construidas en los años 60 y carecen de plazas de garaje, así como mejorar la fluidez del tráfico en todo el entorno.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.