El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Estepona (Málaga) ha decretado prisión incondicional sin fianza para C.K., presunto cabecilla de la organización criminal desarticulada el pasado martes en una operación contra la mafia irlandesa.

Se ha tomado declaración ya a 18 personas en relación con esta operación contra la mafia irlandesa, a las que se les imputan, entre otros, los delitos de blanqueo, tráfico de drogas y falsificación, según informaron fuentes judiciales.

Aparte de para el presunto cabecilla de esta mafia, se ha decretado prisión incondicional sin fianza para cuatro personas más, entre ellas dos hijos de C.K., y eludible mediante el pago de 60.000 euros para otros tres individuos.

El pasado jueves pasaron a disposición judicial ocho personas, que quedaron en libertad con cargos con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes.

Al día siguiente, otros seis individuos pasaron a disposición judicial, decretando el Juzgado prisión incondicional sin fianza para dos de ellos, prisión eludible bajo fianza de 60.000 euros para tres y libertad con cargos para uno.

Por otra parte, el sábado pasaron a disposición judicial cuatro personas más. El Juzgado decretó prisión incondicional sin fianza para C.K. y sus dos hijos, mientras que J.C. quedó en libertad con cargos con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes, la prohibición de salir de España y la retirada del pasaporte.

Esta operación se saldó con la detención de 32 personas en Irlanda, Reino Unido y España. Las redadas comenzaron en la madrugada del pasado 25 de mayo de forma simultánea en los tres países y supusieron un gran golpe para el crimen organizado.

Los agentes de la Policía Nacional que participaron en el operativo comenzaron a analizar los más de 200 teléfonos móviles y el medio centenar de ordenadores intervenidos en los registros, que ya finalizaron.

Los especialistas policiales en la lucha contra la delincuencia organizada confiaron en que los datos obtenidos conduzcan a nuevas actuaciones. Asimismo, especialistas del Grupo de Tráfico Ilícito de Vehículos y del Grupo Especial de Intervenciones Técnicas inspeccionaron de manera minuciosa los automóviles intervenidos.

El grupo desarticulado invertía la mayor parte del dinero intervenido de forma ilícita en el sector inmobiliario, tanto en la Costa del Sol como en otros puntos del mundo, como es Brasil, donde la red cuenta con seis complejos turísticos y residenciales de lujo.

En este sentido, según los investigadores, los mismos están valorados en unos 500 millones de euros. Además, han sido bloqueadas 60 propiedades de lujo en España, en su mayoría en la Costa del Sol, por valor de 150 millones de euros aproximadamente.

Esta organización es, presuntamente, una de las de mayor peso a escala internacional, sobre todo en Reino Unido e Irlanda, vinculada con el tráfico de drogas y armas y el blanqueo de capitales. Sus responsables están relacionados con los cabecillas de otros grupos delictivos en Reino Unido y España.

Consulta aquí más noticias de Málaga.