Mesas de centro
Las mesas de centro, sea cual sea su uso, diseño, estilo o material, resultan un mueble imprescindible. FOTOCASA

Nadie duda de la necesidad de tener un sofá dentro del salón. En cambio, la mesa de centro tiene tantos fanáticos como personas que dudan de su necesidad. Sin embargo, pocos elementos de nuestro salón pueden tener tanta utilidad, aseguran desde Fotocasa.

Desde el uso obvio como base de apoyo para cenas, comidas o un picoteo o el café con las visitas, hasta para dejar las lecturas de los ratos de ocio o los mandos de la tele, de complemento decorativo o como base de éstos.

La idea es colocar dos mesas de centro más pequeñas de lo habitual que juntas midan lo mismo que una normal En general, las mesas de centro, sea cual sea su uso, diseño, estilo o material con el que han sido creadas, resultan un mueble imprescindible, siempre que dispongamos de espacio para ellas. Tanto es así que, en la actualidad, se ha puesto de moda el colocarlas a pares.

Pequeñas mesas de centro cuadradas o redondas, de cristal, madera o incluso plástico, pero siempre de dos en dos, creando una simetría perfecta. La propuesta consiste en colocar dos mesas de centro más pequeñas de lo habitual, casi de la medida de las mesas auxiliares o de rincón, pero que juntas alcanzan la medida de una mesa de centro estándar.

Es una idea estupenda para que dos personas puedan utilizarlas simultáneamente, adecuando su posición a la tarea que cada una de ellas esté desarrollando. Decoración y practicidad, dos en uno.

Fuente: hogar.fotocasa.es