Ken Loach, desde Cannes: "La suspensión del juez Garzón es escandalosa"

  • El realizador británico critica las medidas contra el juez español.
  • Pide a Estados Unidos que reconozca su culpa por la guerra de Irak.
  • Ha presentado 'Route irish', basada en la guerra y posguerra iraquí.
Ken Loach habla durante la rueda de prensa de presentación de la película "Route Irish"
Ken Loach habla durante la rueda de prensa de presentación de la película "Route Irish"
GUILLAUME HORCAJUELO / EFE

Ken Loach anda estos días por Cannes a la carrera. Es lo que sucede cuando tu última película se anuncia en sección oficial unos pocos días antes de que dé comienzo este supermercado del cine que es la villa de la Costa azul. El cineasta británico presentó su película, Route irish, el miércoles ante la prensa, paseó por la alfombra roja el jueves y ayer dedicó el día a entrevistas con los medios.

Desde la terraza de la villa UGC, con la Croisette y los yates -cada vez menos, se nota que se acaba la fiesta- de fondo, Loach recibe a los periodistas. Y lo hace dejando bien claro desde el principio que, desde que empezara la guerra de Irak, "tenía claro que quería hacer una película sobre el tema en algún momento".

Loach es un hombre conocido por si cine de denuncia y corte político. No en vano, ganó la Palma de oro en 2006 con El viento que agita la cebada, una historia ambientada en Irlanda del Norte en los días en los que las refriegas entre católicos y protestantes eran el pan de cada día.

Así que no es de extrañar que esté al día de la suspensión al juez Garzón. "Es un escándalo, ha hecho un gran trabajo y se lo han quitado del medio. Pero cuando esto sucede hay que seguir buscando y pidiendo la verdad. Si no lo puede hacer un juez tendrán que hacerlo los ciudadanos, y también los periodistas". Y añade que la sociedad todavía debería "estar enfadada con lo que sucedió en Irak".

El protagonista de Route irish es un antiguo soldado británico que después de trabajar una temporada para una empresa de seguridad privada sobre el terreno vuelve a Londres. Pero Loach no quiere cargar las tintas sobre los hombres que dispararon el gatillo y apunta más alto: "Hay que condenar a la gente que ha hecho fortunas en la guerra de Irak. La situación de los soldados es diferente, aunque es cierto que viven una situación ambigua".

Reconocer al tribunal de La Haya

El británico cree que es necesario que los que iniciaron la guerra paguen por los platos rotos. "Obama tiene una buena oportunidad para que Estados Unidos reconozca el tribunal de La Haya, para condenar la guerra de Irak y de esta manera conseguir que Estados Unidos vuelva a ser respetado por la sociedad.

Las torturas cometidas durante la guerra son otro de los puntos que se denuncian en la cinta, cuando el protagonista tortura a un antiguo compañero para sonsacarle información. Loach deja bien claro que la tortura es inútil, "porque llega a un punto en el que el torturado te va a decir lo que quieres escuchar".

Para documentarse en este tema, el cineasta contó con un combatiente de la guerra que "después de ver torturas, abandonó el ejército y ahora apoya a organizaciones pacifistas".

El tiempo se acaba pero Loach no se olvida de dejarle un recado a Gordon Brown, ex primer ministro británico. "Se fue de Downing Street dando las gracias a los soldados británicos que habían arriesgado la vida. Pero no se acordó de ninguno de los ciudadanos iraquíes que la perdieron. Y además los medios le aplaudieron por ello".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento