La Audiencia Provincial de Pontevedra condenó a nueve años de prisión a Isidro Besada Lores, un vecino de Poio de 27 años, por violar en enero de 2009 a una vecina de 42 años a la que tampoco podrá acercarse en 18 años y a quien tendrá que indemnizar con 18.000 euros por daño moral.

Aunque el acusado negó los hechos en el juicio, el Tribunal consideró el testimonio de la mujer "coherente persistente y rotundo", sobre las circunstancias de la agresión sexual que sufrió tras ser sorprendida por este individuo que forzó una ventana para entrar en la casa donde vivía sola.

Además de que al Tribunal su declaración le pareció creíble, la Sala tuvo en cuenta también el dato objetivo de la analítica del semen hallado en la ropa interior de la mujer, coincidente con el perfil genético de Isidro Besada.

Aunque los forenses no hallaron lesiones que rebelaran la existencia de forcejeo entre la víctima y su violador, los magistrados de la Sección Cuarta concluyeron que era suficiente con su negativa o falta de consentimiento. "No estaba obligado a una resistencia heroica y, por tanto, no se precisa que presentara huellas de lucha", señala la sentencia.

El Tribunal le impone la pena de nueve años de prisión argumentando que "se observa en el acusado la falta de elementales sentimientos, pues no le importó que la víctima viviera sola ni acometerla en su vivienda en una hora avanzada de la noche".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.