Naomi Watts, musa de Woody Allen: "Me alegra que el éxito llegara tarde"

  • Protagoniza'You will meet a tall dark stranger', lo último de Allen.
  • La actriz vuelve a la gran pantalla después de haber tenido dos hijos
  • Se hizo famosa gracias a Mulholland Drive, con 32 años
La actriz británica Naomi Watts durante la rueda de prensa de presentación de la película "You will meet a tall dark stranger".
La actriz británica Naomi Watts durante la rueda de prensa de presentación de la película "You will meet a tall dark stranger".
GUILLAUME HORCAJUELO / EFE

Entre los brutales contrastes de Cannes, el lujo desmedido y la enorme dictadura de la apariencia y las formas, Naomi Watts, la protagonista del nuevo trabajo de Woody Allen se mueve como pez en el agua. Y no porque sea una recién llegada a la que la fama se le ha subido a la cabeza.

Más bien al contrario, su éxito tardío gracias a Mulholland Drive, con 32 años le "alegra". "Convertirme en una estrella a los treinta me ha permitido saber qué es lo que quiero. Si hubiese sucedido diez años antes habría hecho muchas cosas solo por el hecho de probar nuevas experiencias o por consejos de terceros", responde ante una decena de periodistas en una habitación del lujoso Hotel Martinez.

Es la primera vez que Watts colabora con Woody Allen, en You will meet a tall dark stranger, aunque ambos ya habían hablado de trabajar juntos en más de una ocasión aunque por los problemas de calendario de la actriz, la colaboración se tuvo que posponer en repetidas ocasiones. Esta vez, "Woody me mando una carta escrita a mano, digna de enmarcar" para pedirle a la actriz que se uniera al reparto de su proyecto. Sin rodajes de por medio, la actriz por fin pudo dar el visto bueno a la colaboración.

La cinta es un nuevo regreso a la comedia y a las historias entrelazadas de varias parejas.  Watts no comparte la visión de Allen, que en rueda de prensa dio por hecho que "el amor aparece, no hace falta trabajar por él". "Con tu pareja tienes que ser honesto, positivo. Espontáneo", opina la actriz, que después de haber tenido dos hijos se siente "culpable" por no tener tiempo libre para su pareja.

Preguntada por su relación con Allen, al que algunos actores aseguran tener verdadero pavor al trabajar con él, asegura que puede ser "terrorifico" porque "trabajar con Allen siempre impone respeto". Tampoco comparte la pesimista visión del neoyorquino sobre la vida. "Creo que Woody se aferra a esa gran broma de que la vida es triste y miserable. Es un tipo divertidísimo. Y es cierto, la vida es dura, pero yo soy optimista aunque a veces me preocupe demasiado por determinados asuntos", apostilla.

Watts, que saborea un té mientras atiende a los periodistas, no tiene ningún reparo en hablar sobre el hecho de envejecer. "Siempre sabes que te vas a hacer mayor hasta que llegas a finales de los 20. A partir de ahí, me siento igual excepto cuando me miro al espejo". La mayor diferencia con sus años mozos, la salud: "Ahora soy mucho más cuidadosa conmigo misma".

El tiempo llega a su fin y Watts atiende a una última pregunta, referente a la cinta que va rodar el año que viene y en la que interpretará a Marilyn Monroe: "Asusta interpretar a alguien que todo el mundo conoce. Va a ser complicado". La intérprete, delgada por naturaleza, asegura que le tocará ganar kilos para poder interpretar a la tentación rubia: "Tendré que engordar para hacer el papel, Marilyn tenía curvas y yo no las tengo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento