El objetivo de esta iniciativa es concienciar desde las aulas a los más pequeños en el uso responsable del agua. Para ello, se están celebrando más de 100 talleres formativos en 50 colegios de la ciudad de Valencia, según explicaron fuentes municipales en un comunicada.

Para la concejala del Ciclo Integral del Agua del consistorio valenciano, Mª Àngels Ramón-Llin, "estas actividades forman parte de la campaña de concienciación ciudadana que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Valencia, haciendo especial hincapié en los más pequeños por entender que los escolares a estas edades tienen una excepcional capacidad de aprendizaje, además de servir de correa de transmisión en sus círculos familiares y en las personas más próximas a ellos".

De forma lúdica y muy didáctica, un equipo de educadores ambientales dedica 90 minutos a grupos de 30 alumnos a enseñarles de forma interactiva modelos de comportamiento cotidiano sobre el uso eficiente del agua. De esta manera, "se les instruye en buenos hábitos para que los vayan interiorizando y, a la hora de utilizar el agua en sus casas o en sus colegios, entiendan la diferencia entre cerrar el grifo mientras se lavan los dientes o dejarlo abierto, por citar un ejemplo", indicó la edil.

Esta campaña, que cuenta también con la colaboración de los profesores de los centros escolares de Valencia, finalizará con el Concurso de Dibujo 'Me comprometo con mi ciudad y el agua', donde los niños tienen la oportunidad de plasmar lo que han aprendido en los talleres.

Este concurso de dibujo finalizará la primera semana de junio de 2010 y establece tres premios. El primer premio está dotado con cuatro pases para visitar el Bioparc de Valencia durante un año; el segundo ofrece dos pases para ir al mismo zoológico, también durante un año, y el tercer premio consta de dos entredas para visitar el Bioparc.

Campaña de concienciación escolar

Por su parte, en la campaña de concienciación escolar, que se inició el pasado mes de febrero por los colegios de la ciudad de Valencia, un equipo de educadores ambientales, caracterizados como los personajes del cómic que se entrega a los escolares como material de trabajo, abren sucesivas charlas y representaciones teatrales para contar a los alumnos las consecuencias del calentamiento global y los problemas ambientales derivados del mismo.

También explican el problema de la sequía, el del efecto invernadero como uno de los principales motivos de la escasez de agua, así como las repercusiones que tiene el excesivo consumo de agua en el cambio climático.

En este sentido, los escolares aprenden a identificar en los distintos lugares de sus casas y colegios los focos de consumo de agua, a distinguir entre derroche de agua y pautas de consumo responsable, así como buenas prácticas y trucos para ahorrar agua y dinero en sus hogares.

"Fruto de estas campañas —explicó Ramón-Llin— junto a otras iniciativas del Ayuntamiento, como la bonificación en las facturas del agua, la ciudad de Valencia ha registrado nuevamente un descenso en el consumo de agua durante el pasado año". En concreto, según puntualizó, se ha consumido un 2,5 por ciento menos de agua que el año anterior, lo que supone un ahorro de 876 millones de litros.

Los talleres educativos se llevan a cabo en las propias aulas y se reparten cómics y material didáctico, junto a un kit de ahorro de agua para que los alumnos trasladen a sus casas todo lo que aprenden.

Consulta aquí más noticias de Valencia.