Las fórmulas magistrales son aquellos medicamentos que por diversas circunstancias no son elaborados por la industria farmacéutica. En consecuencia, son de suma importancia para atender a aquellos pacientes que precisan de un tratamiento inexistente habitualmente en el mercado, como ocurre con quienes padecen enfermedades poco comunes, la mayor parte de ellas de origen genético.

Igualmente, en el campo de la Pediatría también se precisa disponer de esta medicación porque, aunque sí se cuente con productos industriales, por lo común no se presentan en formatos concretos para ser utilizados por niños. De esa manera, es preciso realizar determinados ajustes de concentración, un proceso que sí es posible acometer en la farmacia.

Dentro de este mismo campo infantil, especialmente relevantes son los medicamentos a medida destinados a los bebés prematuros, cuya inmadurez en el desarrollo necesita de un apoyo farmacológico especial. De hecho, la disposición de estas herramientas farmacéuticas ha permitido que en las últimas décadas se haya logrado un índice de supervivencia espectacularmente elevado.

Al igual que en esos casos, cuando se trata de adultos que requieren un tratamiento individualizado, generalmente por afecciones dermatológicas, también se recurre a este tipo de medicamentos, que además permiten reducir en muchas ocasiones los costes con respecto a los industriales. Otras especialidades que se benefician de la elaboración individualizada en la farmacia son la Podología, la Urología, la Odontología, etcétera.