Las mujeres representan a más de la mitad de la población viguesa, pero viven, trabajan y pasean por calles mayormente masculinas.  Sólo 44 de las 1.400 vías del municipio llevan nombre de mujer, el 3% de todo el callejero.

La representación masculina es casi siete veces superior: ellos dan nombre a 300 calles. Esta presencia desigual en los espacios de la ciudad es, según la Concellería da Muller, herencia de una historia androcéntrica, en la que el reconocimiento de la mujer ha sido casi anecdótico.

En consonancia con un pasado monárquico y religioso, 14 de las calles protagonizadas por una mujer llevan nombres de santas y vírgenes, como Santa  Ana, Santa Rita o María Auxiliadora. Otras tres recuerdan a la Corona: Isabel La Católica, Isabel II y praza da Princesa.

Las que hicieron historia

El rueiro vigués reconoce también a 13 mujeres de la nobleza y la cultura que, por sus aportaciones forman parte de la historia.

Entre ellas destacan figuras de la talla de la pintora Julia Minguillón, la primera mujer en ganar la medalla nacional de Bellas Artes, o la artista Maruja Mallo, compañera de Buñuel, Dalí y Lorca en la Escuela de Estudiantes de Madrid.

Para que los escolares conozcan a estas mujeres que dejaron huella en la ciudad, el Concello distribuirá una publicación en los colegios.