Vertido de crudo en el Golfo de México
Un niño observa el rastro de crudo que llega a una playa de Bay St. Louis, Misisipi (EE UU), como consecuencia de la explosión de una plataforma petrolífera de BP. Ann Heisenfelt / EFE

La petrolera británica BP tomará "todas las medidas posibles" para contener la expansión del vertido de petróleo en el Golfo de México y pagará además las reclamaciones legítimas por daños.

En un comunicado colgado este lunes en la portada de su página web, la empresa, cuyo consejero delegado, Tony Hayward, se ha desplazado a Estados Unidos para supervisar la resolución de la crisis, asegura que "está completamente comprometida a tomar todas las medidas posibles para contener la expansión del vertido de petróleo".

Asumimos total responsabilidad por el derrame y lo limpiaremos

El pasado viernes, la compañía, que ha sido criticada por el Gobierno estadounidense por su respuesta al accidente, se comprometió a hacer frente a los costes.

"Asumimos total responsabilidad por el derrame y lo limpiaremos, y si la gente presenta reclamaciones legítimas por daños, las honraremos", dijo en un comunicado Hayward.

En los últimos días, el Gobierno de EEUU ha manifestado su decepción porque BP no haya podido sellar todavía el pozo causante de la marea negra en el Golfo, que amenaza la costa estadounidense de Luisiana, y dijo que exigirá responsabilidades a los causantes del desastre.

El Ejecutivo de ese país ha puesto en marcha una investigación sobre las causas de la explosión y hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, propiedad de Transocean con concesión de BP, el pasado 20 de abril, que causó 11 muertos.

Recursos contra el vertido

BP ha asegurado que ha movilizado "todos los recursos necesarios para luchar contra el vertido", lo que incluye tanto sellar el pozo de extracción como contener la expansión de la mancha y limpiar la costa afectada. Cada día se vierten al mar 800.000 litros de crudo

No obstante, la respuesta que ha dado la empresa, que no tiene seguro internacional y debe afrontar por sus propios medios el desastre, no ha satisfecho completamente a las autoridades.

Se calcula que actualmente el pozo está vertiendo al mar unos 800.000 litros de crudo al día.