Trabajadores del centro confirmaron que se trataba de un caso único, en aproximadamente las últimas dos décadas en las que han ejercido su labor, el hecho de que el capitán de un barco de pasaje solicite este permiso con fines turísticos. El mismo fue concedido.

La intención del responsable de la tripulación era precisamente que los pasajeros pudieran observar la espectacularidad y atractivo paisajístico de las costa asturiana. Así, durante las primeras horas de la tarde el barco navegaba a la altura de Tazones. El destino del Prince Albert II en el día de hoy era el puerto de Santurce (Vizcaya).

Consulta aquí más noticias de Asturias.