Guillerme Vázquez, que asistió en Pontevedra a la manifestación organizada por la CIG para conmemorar el Día del Trabajo, subrayó que "lo que interesa" a los gallegos no es quién vaya a mandar en la entidad fusionada, sino "quién manda en el país", en alusión a la situación de la negociación, "paralizada por diversas apetencias personales de los directivos". En este escenario, destacó que existen una "posiciones políticas de fondo".

Además, subrayó que el Banco de España dice "que no habría problema y que el coste de la fusión sería menor", por lo que "ese obstáculo aparente no existe".

Así, criticó el posicionamiento de algunos miembros PSOE, que atribuyó a la existencia de una "directriz política de la dirección de intentar que las cajas se fueran al servicio de otras cajas del Estado". En su opinión, esta "directriz" se concretó en el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno Central "intentando torpedear" la Ley de Cajas.

En este escenario, el portavoz nacional del Bloque concluyó que tiene que haber "una fusión paritaria y equilibrada, cuanto antes mejor", con la finalidad de contribuir "a la economía productiva gallega". "Si no se actúa como se debe el proceso puede resultar un desastre", alertó, convencido de que "o acaba en fusión o las cajas gallegas desaparecen del país".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.