El portavoz del grupo parlamentario socialista, Mario Jiménez, afirmó hoy que no va caer en "ninguna provocación" del PP-A, que sólo busca "pervertir" y "desestabilizar" el funcionamiento de las instituciones, como el Parlamento andaluz.

En una entrevista con Europa Press, Jiménez manifestó que no le preocupa nada que el PP-A haya anunciado que se ausentará de sus intervenciones en la sesión de control al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, si las dedica a "insultar" a este partido, pero sí que exista una formación en la Cámara que "haya perdido el norte en términos del funcionamiento democrático de una institución". "Esa posición es muy peligrosa porque es otro mensaje en términos de desestabilización del funcionamiento de las instituciones", indicó el portavoz del grupo socialista.

En su opinión, "todo lo que haya de crispación en el Parlamento proviene de la oposición y quizá se está convirtiendo en algo sistemático porque el PP-A está jugando de esa manera, lo que es directamente proporcional a los problemas de Javier Arenas, en términos políticos, dentro de su partido".

Para Jiménez, el presidente del PP-A ha optado por una estrategia consistente en que si la cosa "le va mal, se dedica a reventar los plenos, montando números", lo que es "una tremenda irresponsabilidad, sobre todo, cuando se trata de instar a los diputados del grupo popular, hasta en cinco ocasiones, a abandonar el salón de plenos". Esa actitud, según dijo, es una "estafa a la institución y, fundamentalmente, a los ciudadanos, que le pagan a unos responsables políticos para que los representen y no para que se comporten como hooligans que, en función de cómo les vaya la vida, le dan una patada al tablero para impedir que se siga jugando".

"Es una actitud infantil e irresponsable que no ayuda", señaló el portavoz del PSOE-A, para quien, frente a la iniciativa política del Gobierno de José Antonio Griñán tan intensa, la única manera que tiene el PP de llamar la atención es "intentando montar un circo". Para Jiménez, de alguna manera, el PP y Javier Arenas se han visto inmersos en los últimos meses en "un proceso de deterioro de su estrategia muy complicado, a raíz del cambio que se pone en marcha en Andalucía con la llegada de Griñán a la Presidencia de la Junta y a la Secretaría General del PSOE-A".

"Arenas se ha quedado como una estatua de sal, antiguo, y es un candidato de los año 90", señaló Mario Jiménez, quien estimó que el PP ha "envejecido 20 años en los últimos meses como consecuencia del proceso de cambio que ha protagonizado Griñán". "Ellos han estado siempre defendiendo que eran el partido que representaba la defensa de los intereses de Andalucía frente a un Gobierno andaluz que no lo hacía, cuando la realidad es que el PP ha quedado en evidencia y tras episodios como el del 'pitas, pitas' ha demostrado claramente que ni sabe ni le preocupa ni quiere acabar con la imagen que los líderes de la derecha han tenido tradicionalmente de esta tierra", señaló el dirigente socialista.

Caso gürtel y arenas

Asimismo, agregó que el PP-A "tampoco es el partido de la honestidad", aunque pretenda aparecer como tal. Para Jiménez, la participación "directa o indirecta" de Arenas cuando era secretario general del PP en el diseño de una estructura del Gobierno popular "donde ha terminado creciendo el cáncer de la corrupción", como ha sido el caso Gürtel, "lo inhabilita en términos de honestidad porque él fue, nada más y nada menos, que el secretario general y, en consecuencia, la persona con más capacidad de decisión dentro del PP".

A su entender, Javier Arenas "va a tener que explicar muchas cosas sobre Luis Bárcenas (ex tesorero del PP) y ya veremos si éste no termina explicando muchas cosas" sobre el actual presidente del PP-A, quien, según Jiménez, se ha "sustituido a sí mismo una y mil veces y ha gobernado el Partido Popular de Andalucía de una manera parecida a como históricamente la burguesía terrateniente gobernaba sus posesiones en esta comunidad, desde la distancia o con algún manigero que le ha llevado el negocio, impidiendo que crezca nada a su sombra", apuntando que el actual secretario general del PP-A, Antonio Sanz, "no ha crecido más allá de lo que ha querido el propio Arenas".

"Frente a la novedad, el PP ha envejecido 20 años en seis meses; frente a la honestidad, Arenas va a tener que explicar muchas cosas sobre Bárcenas y ya veremos si éste no termina explicando muchas cosas sobre Arenas, y frente a la defensa de los intereses de Andalucía, el PP-A es un cómplice vergonzoso y silencioso de las ofensas hacia esta tierra", señaló Jiménez.

"A mí no me van a encontrar nunca en la provocación, y el problema lo tienen ellos", indicó Mario Jiménez respecto a los populares, al tiempo que señaló que tiene "una tranquilidad de espíritu suficiente como para no caer nunca en provocaciones". Ante los intentos del PP-A de que "no se entienda" lo que pasa en la Cámara autonómica, Mario Jiménez señaló que su objetivo al frente del grupo socialista es "abundar en términos de transparencia y de capacidad de explicación de lo que está pasando en el Parlamento, lo que va a llevar algunas veces a desenmascarar las estrategias espurias" del Partido Popular.

Una de las características del PP, según Jiménez, es que tiene "puño de hierro y mandíbula de cristal" e insistió en que él se dedicará a hacer su trabajo, consistente en que salgan adelante las iniciativas que plantea el Gobierno; que el programa del PSOE se articule en el Parlamento en la parte que corresponda, y en "impedir democráticamente que las estrategias que van en contra del interés general y que sólo buscan el desprestigio del Gobierno andaluz o de la propia política no tengan recorrido". Mostró su preocupación por que el PP haya llegado incluso a cuestionar la legitimidad del presidente de la Junta, que es "un mensaje que esconde una desestabilización muy sutil en términos políticos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.