Grecia
El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, encendiendo una vela en una iglesia de la isla de Kasterolizo. OFICINA DEL GOBIERNO GRIEGO / EFE

Grecia ha decidido este viernes rendirse ante la evidencia de su profunda crisis financiera y ha solicitado oficialmente la activación del paquete de ayuda crediticia diseñado por la eurozona.

Nos enfrentamos a un camino difícil. Es imperativo que pidamos activar este mecanismo

La decisión, anunciada por el primer ministro Yorgos Papandréu, responde a las presiones de los mercados internacionales para que Grecia busque ayuda financiera y garantice que podrá seguir haciendo frente a sus pagos, ante los crecientes rumores de una posible bancarrota estatal.

"Nos enfrentamos a un camino difícil. Es imperativo que pidamos activar este mecanismo", declaró Papandréu desde la isla griega de Kastelórizo, uno de los puntos más australes de la Unión Europea.

Grecia parece no haber soportado la revisión al alza que la Unión Europea hizo este jueves de su déficit -al no considerar fiables los datos ofrecidos por su Gobierno- y que provocó un descalabro bursátil en la jornada. Además, la agencia de calificación crediticia Moodys rebajó la calificación de la deuda soberana de Grecia hasta "A3".

Paquete de 30.000 millones

El pasado 11 de abril, los países del euro ofrecieron a Grecia recursos financieros por valor de al menos 30.000 millones de euros -de los cuales España aportará 2.000- en préstamos bilaterales, que serán completados con otros 15.000 millones aportados por el FMI.

El anuncio ha empujado al alza la Bolsa de Atenas un 3,16%

"Nosotros esperamos, y nuestros socios en la Unión Europea esperan, que esta decisión sea suficiente para calmar a los mercados y que así podamos seguir financiando nuestro país con una tasas de interés más bajas", dijo el primer ministro.

De momento, el anuncio empujó al alza la Bolsa de Atenas un 3,16% y el diferencial del bono de diez años griego en relación al "bund" alemán, bajó a 493 puntos básicos, aunque sobre mediodía había repuntado de nuevo hasta los 519 puntos básicos.

Papandréu no precisó el volumen de créditos que pedirá a sus socios de la eurozona y al Fondo Monetario Internacional (FMI), también implicado en la operación de rescate.

Posible adelanto del FMI

De momento, el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, viajará este fin de semana a Washington para negociar con el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, las condiciones del crédito de hasta 15.000 millones de euros que este organismo podría aportar.

Sólo en mayo, Grecia debe desembolsar 10.000 millones para hacer frente a sus obligaciones

Diversos escenarios planteados por la prensa griega hablan ya incluso de un adelanto de ayuda por parte del FMI de 3.000 millones de euros a un interés del 2,86%.

Sólo durante el mes de mayo, Grecia debe desembolsar 10.000 millones de euros para hacer frente a sus obligaciones de pago. En total, se calcula que el país adeuda unos 273.000 millones de euros, un 115,1 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB).

Papaconstantínu aseguró que "sin duda alguna, hacia el 19 de mayo Grecia tendrá 9.000 millones de euros de capital que necesita para sus pagos".

El ministro confirmó que ya ha hablado por teléfono con Olli Rehn, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios; con el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Lucas Papademos; y con sus homólogos europeos.

Las ayudas, sujetas al plan de ajuste

Por su parte, los países de la zona euro no aprobarán la ayuda financiera a Grecia hasta que las autoridades griegas no cierren el plan de ajuste para los próximos tres años que negocian en Atenas con representantes de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE).

Así se desprende de un comunicado conjunto de la presidencia del Eurogrupo, el BCE y la Comisión, en el que las tres partes "toman nota" de la petición realizada por el Gobierno griego para que se active el mecanismo de ayuda financiera.

"El apoyo estará basado en el programa que actualmente preparan la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional junto con las autoridades griegas", dice el comunicado.

Grecia ha acumulado una deuda de unos 300.000 millones de euros y y un déficit fiscal en 2009 del 13,6%Grecia ha acumulado una deuda de unos 300.000 millones de euros y y un déficit fiscal en 2009 del 13,6%, muy por encima del tope fijado por el Tratado de Maastricht para los países de la zona euro, que lo sitúa en el 3% del PIB.

No obstante, el consejero del Banco Central Europeo (BCE) y presidente del Bundesbank, Axel Weber, consideraba que Grecia necesitará unos 80.000 millones de euros para superar sus dificultades financieras y cumplir con sus obligaciones de pago, según informaba el diario The Wall Street Journal.