De momento, los mercados que lo permiten son el de Galbany y, desde ayer, el de Santa Caterina. Este último, según explicó el president del Institut Municipal de Mercats de Barcelona, Jordi Portabella, también regalará conexiones a Internet a sus clientes. Todos los que compren algún artículo en este mercado recibirán un ticket con un código que les permitirá conectarse a Internet durante media hora. Eso sí, tendrán que traerse el ordenador portátil de su casa.