Las obras servirán para construir 151 nuevos nichos, que se sumarán a los más de 8.000 que ya existen en este camposanto coruñés, uno de los tres municipales, junto a Oza y San Amaro.

Las nuevas tumbas se cubrirán con losetas de hormigón armado para evitar las humedades. En total, el Ayuntamiento invertirá en estas mejoras 158.422 euros. En estos momentos, en A Coruña hay 8.242 nichos en Feáns, 17.818 en San Amaro y 808 en Oza, a los que hay que sumar un total de 276 sepulturas y 1.639 ceniceros. La ampliación del cementerio de San Amaro se realizará el próximo año.