Así, el trabajador J.L.S.S., de 32 años de edad y que presenta quemaduras de tercer grado que afectan al 70 por ciento de su cuerpo, permanece ingresado en la Unidad de Quemados del CHUAC y su pronóstico continúa siendo "muy grave".

Por su parte, J.C.S.M, que en la deflagración sufrió quemaduras de tercer grado que afectan al 95 por ciento de su cuerpo, permanece extremadamente grave en la Unidad de Quemados. Hasta mañana, a las 12.00 horas, el complejo hospitalario coruñés no facilitará un nuevo parte médico.

La refinería de Repsol en A Coruña mantiene abierta una investigación para conocer las causas de la explosión que se registró en una de las cámaras de la planta de coque.

Los dos trabajadores que resultaron gravemente heridos a consecuencia de la deflagración pertenecen a una empresa contratista de Repsol, Talleres Metálicos del Sur (TMS), que realiza habitualmente para la refinería trabajos de mantenimiento metalúrgico.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.